El horario de invierno los deja fríos

Esta madrugada se retrasarán los relojes, y a las tres de la mañana volverán a ser las dos, algo que no convence a muchos

.

redacción / la voz

El cambio de hora que se producirá esta madrugada -cuando a las tres volverán a ser las dos- afecta en mayor o menor medida a toda la población, que tardará unos días en adaptarse al nuevo horario. Además, hay ciertos sectores donde tiene una mayor incidencia retrasar los relojes para encarar la temporada de invierno, y ese fue uno de los argumentos que llevó al Parlamento balear a solicitar esta semana al Gobierno que mantuviese el horario de verano en las islas, una petición que se ha quedado en el tintero, ya que los husos se fijan para todo el territorio y siguiendo las directrices de la UE. Pero el debate va más allá de las islas. El cambio no convence a muchos,independientemente del sector profesional al que pertenezcan.

Emilio Rodríguez Sáez es experto en el sueño y sus enfermedades, y aunque ahora está jubilado fue jefe de servicio de Electrofisiología y de la Unidad de Sueño del Chuvi. Considera que con el cambio de hora «se produce un trastorno de sueño de unos días, más importante en las personas que duermen peor y en las personas mayores. Es un trastorno pasajero que se resuelve en unos diez días, aunque algunas personas tardan más». Explica que lo que más se resiente de esta modificación de horarios es el sistema nervioso, «aunque este cambio es el menos malo de los dos porque podemos dormir una hora más». Para justificar las alteraciones que experimentará la población durante los próximos días tira de explicación científica: «Nuestra vida hormonal y los neurotransmisores alteran nuestro biorritmo. La melatonina (la hormona que fabricamos para iniciar el sueño) sale un poco más tarde por la noche y el cortisol (el que sirve para activarnos) sale también más tarde por la mañana. El reloj biológico es muy preciso, así que durante unos días estaremos confusos hormonalmente y cometeremos más errores». 

La rutina europea

Rodríguez Sáez reconoce que los profesionales que se dedican a tratar los trastornos del sueño están especialmente preocupados por los horarios de trabajo, «porque no dormimos las horas que deberíamos dormir. En cualquier país de Europa no es normal cerrar las tiendas a las diez de la noche. Es un problema de salud pública que debería arreglarse». A todo ello también suma que «los gallegos somos los más perjudicados por el cambio de hora y deberíamos tener el huso horario de Canarias o Portugal, y aún así no estaríamos en nuestra hora. Lo tuvimos antes de la Guerra Civil».

El beneficio para los hosteleros fue uno de los argumentos utilizados por los diputados baleares para votar a favor del horario de verano. En Galicia, en este sectortambién notan la marcha atrás en las manecillas del reloj, o al menos así lo asegura José María García, jefe de cocina del restaurante Louzao de Area en Viveiro, que no ve necesario cambiar. «Afecta -opina- sobre todo cuando hay que adelantarla porque notamos que la gente viene más tarde a comer y se suele despistar mucho. De hecho tenemos una anécdota. Una vez nos llegó un señor a las doce y diez a comer pensando que era la una y diez. Quería comer y no se había enterado del cambio». Con respecto a las justificaciones para llevarlo a cabo, dice: «Es un mareo. No sé a qué viene. No sé qué se puede ahorrar porque sacamos una hora al día de madrugada y se lo aumentamos a la noche. No lo veo. Dicen que por las oficinas, pero creo que también se olvidan de otros sectores como el hostelero». 

¿Ahorro en la industria?

El ahorro económico que aporta esta variación horaria a la industria es uno de los argumentos de sus defensores. Sin embargo, Ramón González Boo, gerente de conservas Ramón Franco opina que «el cambio de hora no nos ahorra nada y nos complica la vida. Donde se consigue el ahorro es cambiando el horario de trabajo y adecuándolo a las temporadas de verano e invierno. Hoy en día las fábricas son oscuras y se trabaja con luz artificial siempre»

Aunque podría pensarse que para los que más madrugan ganar horas de luz matinal sería más beneficioso, Iago Tomé, patrón mayor da cofradía de Raxó (Poio), no está de acuerdo con esa premisa. «Para nós é mellor que non se cambie. Así, no mar temos máis tempo e faixe de noite máis tarde, porque no inverno ás cinco da tarde ou, incluso, ás catro si está nubrado é de noite. Inflúenos tamén na vida persoal porque temos que estar todo o día no peirao e non tes marxe de nada», concluye Tomé. El horario de invierno lo deja fría.

Información elaborada por Ángel Paniagua, Ana Gerpe, Yolanda García y López Penide.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El horario de invierno los deja fríos