El MIT premia como innovador joven a un gallego que lucha contra superbacterias

Ha modificado miniproteínas que pueden ser alternativa a los antibióticos actuales


redacción / la voz

Es gallego, se llama César de la Fuente Núñez (A Coruña, 1986) tiene tan solo 30 años y su investigación es una de las más prometedoras para vencer las temidas superbacterias, resistentes a los antibióticos y que amenazan con dejar a la humanidad sin el arsenal terapéutico necesario para combatir infecciones ahora controladas, pero que pueden llegar a ser mortales sin el tratamiento adecuado. Es el mérito que lo ha llevado a convertirse en uno de los diez mejores innovadores jóvenes menores de 35 años de España, en una iniciativa convocada por el Instituto Tecnológico de Massachusetts, el icónico MIT. Fue seleccionado de entre más de cien candidaturas por un comité internacional de jueces expertos en las distintas materias de la competición.

Se da la circunstancia de que en la actualidad es investigador posdoctoral en el MIT, adonde llegó de la Universidad de British Columbia (Canadá) y tras realizar previamente la carrera de Biotecnología en la Universidad de León. «Encontrar una alternativa a los antibióticos actuales -explica- es algo fundamental, porque estudios de los gobiernos de Estados Unidos y Reino Unido indican que si no se encuentran nuevos tratamientos eficaces morirán diez millones de personas al año a partir del 2050, lo que significa una cada tres segundos».

El trabajo de César de la Fuente se centra en los péptidos -secuencias de aminoácidos más cortas que una proteína- que genera el propio sistema inmune de los humanos y de otros animales cuando son atacados por agentes invasores, como virus o bacterias. Este modelo natural fue modificado mediante ingeniería química y biológica para cambiar su secuencia de aminoácidos, de tal manera que «optimizamos su función, los hicimos más potentes para vencer a las bacterias y convertirse en una alternativa a los antibióticos». 

«Innovadora y original»

Pero estos péptidos sintéticos presentan otras propiedades no menos estimables: si se suministran de forman combinada con las actuales terapias reactivan el efecto de antibióticos que habían quedado inservibles por la resistencia de las bacterias. «Además -explica el joven científico-, al introducir aminoácidos de estructura química similar a los naturales, pero que no son empleados por los seres vivos para construir proteínas, se impide que la bacteria pueda degradarlos, lo que aumenta su efectividad». «La tecnología desarrollada es innovadora y original y llega en el momento adecuado», destaca la presidenta de Inserm Transfert Initiative, Cécile Tharaud, una de las miembros del jurado. A su juicio, el impacto de la investigación es muy alto.

Los péptidos desarrollados por De la Fuente Núñez son capaces de crear poros en la pared bacteriana e interferir en sus procesos vitales La investigación está aún en fase preclínica -se ha probado con éxito en cultivos celulares y en modelos animales-, por lo que aún queda mucho trabajo y años por delante para que esta alternativa terapéutica esté disponible. Pero sus resultados iniciales son más que alentadores. «Tengo el apoyo -dice el investigador- de mi universidad y de la Fundación Ramón Areces para sacar adelante el proyecto, de tal forma que en cinco años, si todo sale bien, podríamos iniciar los ensayos clínicos en humanos. Es un plazo razonable y ese es el objetivo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
33 votos
Tags
Comentarios

El MIT premia como innovador joven a un gallego que lucha contra superbacterias