Las batas psicodélicas de Amancio Ortega vuelan: una ya está vendida

El comerciante de Boiro que tenía dos prendas de Goa no desvela cuánto le pagaron y se plantea subastar la otra pieza

Se ven aquí Amancio Ortega regálolle a bata»">
«Se ven aquí Amancio Ortega regálolle a bata» Juan Cabrera regenta en Boiro la paquetería Josefina. Allí conserva dos icónicas batas de GOA, germen de Inditex, de los años 60. La beige ya ha sido vendida; y la otra, de un rosa fuerte, está dispuesto a entregársela a su creador, si va a por ella

Ribeira / La Voz

Igual que las prendas de ZARA que hoy en día lucen las it girls del momento, las batas de Amancio Ortega que un comerciante de Boiro localizó en su almacén vuelan. Ayer por la mañana ya se había vendido una de ellas y, si la otra no corrió la misma suerte, es porque su propietario tiene otros planes: «Me parece que a vou poñer a subasta. Aínda non o sei, porque na casa agora dinme que non a venda», explica Juan Cabrera, que se mostraba estupefacto ante la expectación por las batas.

Entre atender a los clientes, a los conocidos que se acercaban para curiosear y a alguna que otra televisión, Cabrera apenas tuvo tiempo para asimilar el revuelo que se ha montado: «Nunca pensei que isto fora ser unha noticia, ¡e menos de portada!». El interés por las batas de Goa también le pilló un poco desprevenido y reconoce que recibió muchas llamadas a lo largo del día haciéndole ofertas para adquirir una de las abrigosas prendas comercializadas en los años 60 por Amancio Ortega. Ya entonces fueron un éxito y parece que lo siguen siendo.

A medida que transcurrieron las horas y fue consciente del filón de las batas, el responsable de la paquetería Josefina comenzó a pensar que quizá podría haber vendido más cara la prenda que alguien le compró por teléfono por la mañana: «Chamou un señor e pediume que lle puxera prezo. Aceptou de primeiras, sen regatear, ata me dixo se quería un ingreso polo banco».

Lo que no revela es por cuánto se la dejó al comprador misterioso, que se adelantó a otros muchos interesados que ahora tendrán que estar atentos a las plataformas de subastas por si se encuentran con la bata Goa de color rosa, que es la que está disponible. Anteayer, Juan Cabrera se mostraba escéptico con la posibilidad de que alguien quisiera comprar la ropa de andar por casa de Ortega, e incluso bromeaba con la posibilidad de subastar las batas: «Quen sabe, hai xente para todo», decía de broma. Ahora sabe que sí hay negocio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Las batas psicodélicas de Amancio Ortega vuelan: una ya está vendida