Los abogados de los padres preadoptivos y la madre biológica inician los primeros contactos

Pilar Campo REDACCIÓN

SOCIEDAD

Noelia yAlberto, padres de acogida del pequeño.
Noelia yAlberto, padres de acogida del pequeño. Miguel Ángel Polo | EFE

Los letrados tratarán de reconducir la relación para favorecer el desarrollo emocional del menor

16 sep 2016 . Actualizado a las 19:16 h.

Los abogados Nieves Ibáñez y Enrique Vila, que representan a la madre biológica y a los padres preadoptivos respectivamente de Juan Francisco, el menor de cuatro años, reintegrado a su entorno familiar materno en Oviedo, han iniciado ya los primeros contactos telefónicos para tratar de encauzar las relaciones entre ambas familias y buscar las fórmulas mejores para evitar que el enconamiento al que se ha llegado no enturbie el buen desarrollo emocional del niño. Aunque ambas familias mantendrán en principio las acciones legales que han emprendido para tratar de que el pequeño permanezca a su lado, estas primeras conversaciones que han mantenido los letrados, de forma extrajudicial, en las últimas horas podría facilitar al menos la normalización de la situación.

La abogada asturiana Nieves Ibáñez dio el primer paso ayer, miércoles, cuando intervino en directo en el programa de Telecinco que conduce Ana Rosa Quintana y ofreció la posibilidad de mantener un contacto más directo a los padres preadoptivos, Albert Bordes y Noelia Estrornell, que participaban en un coloquio donde se abordaba la complejidad del caso y se analizaba la sentencia que obligaba al retorno del menor a Oviedo. Aunque no llegaron a precisar los términos del acuerdo al que podrían llegar, si ambas partes mostraban su conformidad, la letrada se dirigió directamente a los padres preadoptivos a los que instó a entablar una conversación fuera de cámara.

 El ofrecimiento de la madre biológica

«Llámenme. Me pongo a su disposición. Abogo por un entendimiento. Les puedo mandar fotos y llegar a algún acuerdo para hacer cosas juntos», fueron algunas de las declaraciones de Nieves Ibáñez. La letrada explicó que, si bien era consciente de que, una vez que Juan Francisco cumpliera la mayoría de edad, con 18 años, podrá decidir libremente con qué familia quiere vivir, podría ser favorable que se intentara mejorar la relación, aún estando pendiente de resolución la sentencia del Tribunal Supremo sobre el recurso de casación que han interpuesto tanto los padres preadoptivos como la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Asturias y la Consejería de Servicios y Derechos Sociales del Principado contra la sentencia de la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Oviedo. Una sentencia que si se confirma mantendría al pequeño junto a su madre biológica, María José Abeng, o en caso contrario llevaría a que el menor regresara a la localidad valenciana de Sueca, donde ha vivido con el matrimonio desde los 18 meses hasta ahora, con cuatro años cumplidos.