«En España, uno de cada tres niños vive en una situación de pobreza relativa»

Martos quiere que la infancia pase a ser algo prioritario para la agenda política


redacción / la voz

Javier Martos se incorporó al Comité Español de Unicef en el 2003 como coordinador autonómico en la Comunidad Valenciana y, posteriormente se trasladó a Madrid para asumir el puesto de responsable de Cooperación y Emergencias. Desde el 2013 ocupa el puesto de director ejecutivo de Unicef España, en el que persigue dos grandes objetivos: convertir la infancia en una prioridad en las agendas social y política y seguir sumando apoyos de entidades privadas y públicas que hagan posible la financiación de los programas de Unicef.

-¿Qué mejora destacaría desde su llegada a Unicef España?

-El compromiso de la sociedad española, que se refleja en el número de socios. A pesar de la crisis, en pocos años hemos pasado de unos 120.000 socios a 345.000 y es estupendo saber que la gente sigue dispuesta a prestar su apoyo económico. En el ámbito político el tema de la infancia también ha dejado de ser algo menor y ha ganado peso.

-Se dice que España es uno de los países más generosos, ¿es cierto?

-Sí, desde todo punto de vista, tanto con las organizaciones que trabajan en acción social, como Cáritas o Cruz Roja, como con compañeros de organizaciones de infancia. Incluso el apoyo a través de bancos de alimentos es enorme, y el compromiso de la sociedad española con los países en vías de desarrollo es otra prueba su generosidad.

-¿A qué campañas se suele responder mejor en España?

-En general, a las de catástrofes naturales. Creo que porque la gente se siente más llamada a colaborar rápidamente porque entienden el mecanismo de urgencia, y en esos momentos el contexto geográfico pasa a un segundo plano y la gente actúa rápido. Este mismo año, a raíz del terremoto de Ecuador, en los primeros días ya teníamos amplios donativos. Claro que van en función de la situación económica de cada uno, pero está presente esa intención de ayudar.

-¿Cuál es la situación de la infancia en el contexto nacional?

-En los años previos a la crisis ya había un problema de pobreza infantil que ahora se agravó, pero hay que entender el término en nuestro contexto económico y social. Ser un niño pobre en España significa tener dificultades para comprar unas gafas nuevas cuando se te rompen las tuyas, entre otras cosas que son importantes en nuestro entorno. En ciertas comunidades autónomas llega a haber problemas para acceder a la carne o al pescado, y esto provoca malnutrición, pero tenemos que tener presente que en España no hablamos de miseria, hablamos de pobreza relativa. Esta situación la viven uno de cada tres niños en nuestro país, lo que representa un número muy elevado.

-En su opinión ¿qué es lo más alarmante de todo esto?

-Me preocupan, en especial, los niños con padres desempleados o los niños de familias monoparentales, por ejemplo. En general son colectivos vulnerables que han sido los más afectados por la crisis, y eso va a ser determinante para su futuro. La situación impide que en el país exista una igualdad real de oportunidades para acceder a todos los bienes y servicios que requiere un niño para tener una vida mejor.

-¿Ocupan los derechos de la infancia el lugar que deberían?

- Habitualmente, no. En el resto de la UE se invierte un 2,4 % del PIB en políticas de infancia, mientras que en España solo un 1,5 %. No solo nuestra inversión es menor, también es poco eficiente, por lo que veo necesario un pacto de Estado que mejore la calidad de vida de la infancia.

-En Unicef también focalizan en países subdesarrollados. ¿Qué supone para ellos que invirtamos a través de sus campañas?

-En muchos casos, la diferencia entre la vida y la muerte, porque en esos países una simple diarrea o un sarampión puede ser letal, algo que se solucionaría con programas muy sencillos, como agua potable o un saneamiento básico. En pleno 2016 cuesta entender esta situación cuando la tecnología para ponerle fin es muy barata. A veces, disponer de suero de deshidratación oral puede salvar una vida, y su precio ronda los 50 céntimos.

-¿Y para la sociedad española?

- Supondría superar un gran reto como sociedad al crear mecanismos de solidaridad y responsabilidad compartida. No es un tema que pueda tratarse de forma individual, sino que se trata de crear un esquema de sostenibilidad global que abarque tanto la preocupación por el medio ambiente como por estos países subdesarrollados. Lo que está claro es que el modelo actual de crecimiento económico no es sostenible.

-¿En qué se centrarán en su próxima campaña?

-En niños en situación de emergencia cuya vida está condicionada por conflictos armados. Más de 250 millones de niños viven hoy esa situación, y es algo que nos resulta inadmisible.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«En España, uno de cada tres niños vive en una situación de pobreza relativa»