El viejo rock revive en el Náutico

El viejo rock inundó San Vicente desde el jueves hasta la madrugada de ayer, día en que, no muy lejos, en Vilaxoán, comenzaba la 13.ª edición de As Revenidas


La Voz

Pasaba uno de los trabajadores del Náutico de San Vicente transportando un ventilador por encima de las cabezas de las alrededor de 400 personas que habían agotado por segunda noche consecutiva las entradas para ver a Gran Cañón. El cantante Carlos Tarque -que también lo es de M-Clan- acababa de quejarse de que, ni aun viniendo de Murcia «y sus alrededores», podía acostumbrarse a tales temperaturas. Los focos le cegaban y hacía continuos esfuerzos por distinguir al público. Sobre todo, cuando se entregaban a los temas más populares del r'n'r al que se ha consagrado el grupo en cuerpo y alma. Tras él, Leiva se concentraba en la batería, tanto que cedió todo su protagonismo a la primera línea de fuego. La ocupaban, junto a Tarque, Iván González, Chapo (otro M-Clan), Ovidi (guitarra de otro de los grupos en boga, Los Zigarros), Josu García Loquillo (La Tercera República), Ovidi (Los Zigarros) y Mauro (Ariel Rot, Tequila).

Rock en estado puro. «¿Woodstock? ¿Hace cuánto que fue eso?, ¿la semana pasada? Parece mentira que fuera hace tanto tiempo y aún no se haya superado, ¿no? Nosotros vamos a rendirle un pequeño homenaje con una canción de Jimmy Hendrix», anunciaba el murciano, correcto y volcado, pero sin lograr convertir el show en una auténtica fiesta. Y las Gibson y las Fender empezaron a soltar esa energía característica de la segunda mitad del siglo XX por cada uno de sus trastes.

Unos minutos antes había pasado por allí, entre otros, McCartney y su Maybe I’m Amazed, y poco después, Neil Young y su Let’s Go Downtown, Stealers Wheel y el hit por obra y gracia de Reservoir Dogs Stuck in the Middle with You, Joe Cocker y su Feelin’ Alright, Ray Charles y su Mess Around y Clapton con su Tulsa Times, entre otros. Quienes sabían a lo que iban lo disfrutaron desde la primera nota, y a quienes esperaban ver a las estrellas del pop que hicieron revivir a las figuras del rock, Gran Cañón les tenía reservado lo suyo: Black Crowes, AC/DC con High Voltage y, casi dos horas después de empezar, rozando el momento realmente peligroso del Náutico, un irrefutable Are You Gonna Go My Way, ese camino, ya saben, que siempre acaba en San Vicente. 

Conciertos y sardinas

El viejo rock inundó el jueves hasta la madrugada de ayer, día en que, no muy lejos, en Vilaxoán, comenzaba la 13.ª edición de As Revenidas. El buen tiempo y los primeros campistas llegaron a la villa marinera al mediodía, con margen para recargar las pilas para el primer concierto. A las 20 horas, los Poetarras subieron al escenario Festivais Rías Baixas e hicieron botar al público a golpe de retranca. Fue el principio de una jornada intensa, que se prolongó hasta entrada la madrugada. Rap, rock, pop, hip hop, reggae y ritmos brasileños dieron un giro a la noche de la mano de Gabriel O Pensador. La oferta fue variada, pero fans y campistas tuvieron que reservar fuerzas para la sesión de hoy, que vivirá su vertiente más gastronómica. Las sardinas revenidas, que le dan nombre, entran en una nueva dimensión con Inés Abril y Alberto González, dos chefs con estrella Michelin.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El viejo rock revive en el Náutico