Jaume Bertranpetit: «Es bonito creer que la unión de sapiens y otros homínidos fue algo corriente»

Asegura que su investigación demuestra que todos los humanos de hoy provienen de una única salida de África


redacción / la voz

Jaume Bertranpetit es el investigador principal del estudio genético publicado en Nature Genetics sobre las poblaciones humanas de la isla de Andamán, que indicaba que tenían un 1,5 % de su genoma heredado de un grupo humano extinto. Bertranpetit, doctor en Biología y catedrático de Antropología en la Universidad Pompeu Fabra (UPF), ha sido uno de los fundadores del Instituto de Biología Evolutiva (IBE), un organismo mixto de la UPF y el CSIC y fue director hasta el 2015 de la Institución Catalana de Investigación y Estudios Avanzados (Icrea).

-Su estudio refuerza una teoría cada vez más asentada sobre una única salida de África por parte de los sapiens.

-Demostramos que todas las poblaciones asiáticas y del Pacífico provienen de una única salida africana, la misma de la que provenimos nosotros. La antropología del siglo XIX, y parte de del XX, consideraba que un grupo humano más primitivo, a los que llamaban incluso «negritos», realizó una salida de África antes de la que dio lugar a la extensión del Homo sapiens moderno por el mundo; según esta teoría, este grupo se extendió por el Índico y el Pacífico, y justifica el color de tez tan oscuro de algunos isleños (como los de Andamán o Papúa) y de los aborígenes australianos. Pero no, nosotros mantenemos que todos provenimos de la misma onda migratoria común.

-Pero una vez fuera de África sí hubo diferentes cruces y derivas según la zona donde se asentaron esos sapiens...

-En este trabajo, en el que la participación del Instituto Nacional de Genómica Biomédica de la India fue fundamental, demostramos que hubo introgresión, es decir, fusión de esos Homo sapiens modernos con humanos de genoma arcaico. Ocurrió con los neandertales en Europa [los europeos tenemos un 3 % de nuestro genoma proveniente de los neandertales] o en parte de Asia con el hombre de Denisova. Muy probablemente la presencia del sapiens se impuso a los humanos que había. Es bonito pensar que esa introgresión, esa unión con otros homínidos, fue algo corriente.

-Es un rastro mínimo, de un 1,5 %, ¿pero ya se sabe a qué homínido pertenece?

-No lo sabemos. Puede ser Homo erectus, pero también algún homínido chino arcaico. De los diez individuos analizados, hablamos de 9+1, porque 9 nos dicen que serían Homo erectus y uno apunta a alguien más lejano, el chino arcaico.

-¿Hasta dónde se extendió este grupo de sapiens con cruce de homínido extinto?

-Postulamos, es decir, no lo podemos demostrar, que ese 1,5 % también se dará en poblaciones actuales de Papúa, Australia y ciertas zonas de la India.

-¿Y el hombre de la isla de Flores [está en el entorno de Indonesia, aunque a unos 5.000 kilómetros de Andamán]?

-No lo sabemos. Ese es un caso muy extraño del que no tenemos explicación.

-¿Estas introgresiones le dieron a los humanos de Andamán más capacidad para adaptarse a las condiciones de la isla? Hoy sabemos que ciertas poblaciones asiáticas le deben a los denisovanos su resistencia a la altitud...

-Era lo que se suponía con la teoría de los «negritos». Pero no encontramos que esa fusión le diese ventajas adaptativas a los humanos de Andamán. Y lo buscamos, vaya si lo hicimos, pero no lo hemos podido encontrar. Habría que hallar un fósil de esos homínidos con el genoma completo y analizarlo a fondo para poder comprobarlo.

-¿Será posible obtener el genoma a medio plazo?

-El equipo de Svante Pääbo [del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva], está secuenciando el genoma de un homínido asiático, y he hecho nos pusimos en contacto con él para cruzar datos, pero nos explicó que todavía no tiene resultados.

-¿Tienen relación con otros grupos de investigación?

-Sí, claro, nos enviamos correos y nos cruzamos información. De hecho, sé que nuestras conclusiones serán polémicas y que algunos querrán corroborarlas y otros desacreditarlas.

-Para eso se publican.

-Efectivamente, estamos dispuestos a dar la batalla porque estamos muy seguros de nuestros resultados.

-¿Por qué no hay en el sudeste asiático yacimientos de homínidos extintos mientras que en África y en otros puntos sí?

-En el caso del sudeste asiático sin duda es el clima el problema.

-¿Cuál es su siguiente paso? ¿En qué está trabajando?

-En la secuenciación del genoma de otras poblaciones pigmeas del sudeste asiático.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Jaume Bertranpetit: «Es bonito creer que la unión de sapiens y otros homínidos fue algo corriente»