Tres militares gallegos, héroes en Tenerife

El capitán Sevilla, el teniente León y el sargento Varela participaron en el rescate de 150 personas que habían quedado aisladas tras hundirse una carretera en Teno

.

Redacción / La Voz

En Tenerife ya se les conoce como los héroes de Teno. Son los militares que participaron el martes pasado en el rescate de alrededor de 150 personas que habían quedado aisladas en Punta de Teno tras el hundimiento de la carretera que lleva a ese lugar. Entre ellos, tres gallegos, uno de ellos de Vigo, dos de A Coruña. Son el capitán Sevilla, el teniente León y el sargento Varela y prestan servicio en el Batallón de Helicópteros de Maniobra VI, con sede en Los Rodeos.

Eran las diez menos cuarto de la noche de ese martes y los tres estaban en casa cuando sonó el móvil. Era un mensaje de WhatsApp: desde la base pedían dos tripulaciones. Veinte minutos después, seis equipos completos estaban listos para el operativo, y poco después cuatro helicópteros despegaban hacia Punta de Teno. «Salimos en diferentes oleadas. Las condiciones eran complicadas por las nubes y el viento», explica el teniente León. Inicialmente se había pensado en un rescate por mar, pero las condiciones meteorológicas hicieron descartar esa posibilidad, de modo que el Ejército y sus medios de visión nocturna fueron la opción.

Tanto el capitán Sevilla como el teniente León y el sargento Varela están entrenados para realizar este tipo de operaciones, pero lo habitual es que transporten a militares, así que este rescate de civiles -el mayor practicado en Canarias y uno de los mayores realizados en España- acabó convirtiéndose para ellos en un operativo especial.

Las tripulaciones que llegaron a Teno se encontraron «una situación pintoresca», en palabras del teniente León. «La gente había ido a pasar un día de playa, así que había personas en bañador, perros con sus dueños, padres con sus cañas de pescar, neveras...», explica el capitán Sevilla. Entre los rescatados, «un montón de niños. Uno fue durmiendo todo el viaje y cuando llegamos y lo bajé en brazos se despertó. Fue súper gratificante», dice el sargento Varela. Hubo quienes se hicieron fotos a bordo y «a muchos se les cumplió ese día su sueño de ir en helicóptero», afirman. De hecho, lo que percibieron en sus idas y venidas hasta rescatar a todos los aislados fue que «los niños disfrutaron y eran los padres los que tenían miedo». Eso sí, ni los adultos ni los pequeños, «los que peor lo pasaron quizá fueron los perros».

Temores aparte, y a pesar de que los puntos de aterrizaje, tanto en Teno como en el puerto de Garachico, «no eran buenos ni fáciles», no hubo contratiempos. «La población civil no está acostumbrada a un helicóptero de 18 metros y menos de noche, pero fue todo muy ágil. El primer helicóptero organizó un carrusel e íbamos entrando y saliendo». Cuatro horas después de que los móviles sonasen, las 150 personas aisladas en Teno estaban a salvo y camino de sus casas. Los militares, de vuelta en la base y «con la satisfacción del deber cumplido».

Doblemente satisfechos, además, porque confían en que este rescate ayude a atajar las críticas de los vecinos de la zona por sus vuelos nocturnos. «Los helicópteros hacen ruido y no se puede evitar», pero esperan haber demostrado que esas molestias tienen una utilidad. «Nosotros estamos deseando salir y ayudar. Hay muchas cosas en las que podemos ser útiles».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Tres militares gallegos, héroes en Tenerife