Lino Naranjo: «Para aprender meteorología de verdad hay que venir a Galicia»

Lino Naranjo prácticamente ha inventado las predicciones meteorológicas con un incomparable acento gallego cubano


La Voz / Redacción

Entrar en Meteogalicia es como hacerlo en un templo sagrado donde uno podría imaginar que se cuece el muy complicado clima de Galicia. Pero no es para tanto. Allí me recibe (en bermudas) Lino Naranjo (Santa Clara, Cuba, 1949), un hombre de quien seguramente usted no recuerda su cara, pero tal vez sí sus predicciones meteorológicas con ese incomparable acento gallego cubano, que prácticamente ha inventado él.

-Ya está en edad de jubilarse, ¿cuándo le toca?

-A finales de este año, creo. Ya estoy pasado de edad, pero aún tengo que cumplir los quince años de trabajo.

-¿Qué le hizo venir de Cuba a Galicia?

-Mi esposa también es cubana, pero es hija de gallegos que emigraron en los años 20 del siglo pasado. Surgió una oportunidad de estudio para mi hijo y decidimos venir a probar suerte.

-Menudo cambio, ¿no? Sobre todo meteorológicamente.

-Sí, el tiempo es muy distinto. Aquí hay muchos fenómenos que allí no ocurren. Habituarme a estas latitudes no ha sido fácil. Alguna vez llamo a mis colegas de Cuba y les digo que para aprender meteorología de verdad hay que venir a Galicia.

En el trópico hay huracanes, pero aparte de eso, los días son muy monótonos. Aquí los cambios no son por días, son por horas.

-Y, después de quince años en Galicia, ¿qué prefiere?

-Me ha costado muchísimo adaptarme, pero a veces voy a Cuba y ya no soporto tanto calor. Me pasa lo que a la gente de aquí, cuando hay muchos días de lluvia seguidos, me entra la misma desazón.

-¿Augura muchos cambios en la isla? No meteorológicos, claro.

-Para que haya cambios tiene que haber gente que quiera cambiar. Yo creo que el esquema se va a mantener.

-Usted ha popularizado una forma muy cubana de hablar en gallego. ¿Cómo lleva eso?

-Bastante mal. Los cubanos tenemos una forma de hablar muy particular. Ya hablamos mal el español y hay una serie de características que juegan en nuestra contra a la hora de hablar el gallego. Además, yo hablo muy rápido. Empiezo a cuarenta y acabo a ciento veinte. Y no practico lo bastante. En mi casa solo hablo el cubano.

-¿Se lo dicen por ahí?

-A veces. Cuando es cara a cara, no pasa nada; perfecto. Aunque a veces hay otros que no son tan correctos. Anónimos, ¿sabe?

-Le han dolido.

-Sí, no es algo agradable. Mire, el cubano te critica, claro, pero no llega a la ofensa que han llegado aquí. Pero bueno, la gran mayoría es cariñosa y me acepta como soy.

-Dígame algo bonito: ¿qué verano nos espera?

-¡Ja! ¡Eso quisiera saber yo! Es difícil de pronosticar, porque no podemos hacer predicciones a largo plazo. No tiene sentido ya que el nivel de error es muy grande.

-¿Y no le vale la experiencia después de haber visto tantos veranos?

-No. La experiencia me dice que la experiencia no sirve de nada. Pero si no lo publica, luego le digo qué verano vamos a tener. [Y me lo dijo, pero empeñé mi palabra].

-¿Se ha visto alguna vez cerca de un huracán?

-Más de una vez sí. Y cuando son fuertes, no se olvidan. Una vez vi cómo venía hacia mí una plancha metálica enorme girando por la fuerza del viento. Me quedé paralizado. Afortunadamente se paró antes de alcanzarme.

-¿Le preocupa el cambio climático?

-Sí claro, pero mucha gente desconoce que es un proceso natural; ocurriría igual sin la intervención del hombre. Es cierto que esa intervención está influyendo en la atmósfera, pero se están atribuyendo al cambio climático cosas que no tienen que ver. Está pasando como con el cuento del lobo.

-Recíteme un verso, el primero que se le ocurra.

-¿Un verso? Hummm... (se toma su tiempo) Había una figura patriótica que tenía unos versos muy bonitos, me gustaba mucho... pero no me acuerdo.

-¿Y un refrán?

-Hummm, no. No soy de refranes.

-Es usted un científico completo ¿eh?

-Sí. A veces soy demasiado científico.

-¿Qué es lo más importante en la vida?

-Tener algo por lo que vivir. Si no, la vida no tiene sentido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Lino Naranjo: «Para aprender meteorología de verdad hay que venir a Galicia»