Hallan un nuevo y colosal monumento oculto por la arena en la ciudad de Petra

R. R. García REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

National Geographic

El Ministerio de Antigüedades confirma el descubrimiento de la estructura

14 jun 2016 . Actualizado a las 07:55 h.

Estaba ahí y casi se podía ver a simple vista. Apenas enterrada por la arena del desierto y a escasos metros de la antigua ciudad de Petra, en Jordania, se escondía un enorme monumento que permaneció oculto durante los últimos 2.000 años. La estructura acaba de ser descubierta por los arqueólogos Sarah Parcak, de la Universidad de Alabama, y por Christopher Tuttle, director del Consejo de Centros Estadounidenses de Investigación en el extranjero. «El monumento estaba escondido a simple vista» dijo este último, que no entiende cómo su presencia no se advirtió con anterioridad, cuando había estado «a la vista durante décadas».

Su presencia fue delatada gracias al uso de Google Earth, fotografías de alta resolución de la zona tomadas con drones e imágenes de satélite, a lo que siguió luego una exploración del terreno, donde ya se ha encontrado cerámica cerca del probable monumento, construido hace 2.200 años y que ocupa una superficie igual de larga que la de un campo de fútbol, pero dos veces más ancha. Todavía queda una campaña de excavaciones para confirmar lo que hay exactamente debajo de la arena, pero el ministerio de Turismo y Antigüedades de Jordania ya confirmado el hallazgo. «El descubrimiento histórico de algo tan monumentalmente importante nos llena de orgullo, alegría y asombro. El hecho de que gracias a los nuevos avances tecnológicos podamos conocer más de nuestra historia pone de manifiesto la necesidad de invertir más en el futuro para poder saber más sobre nuestro pasado», dijo la ministra Lina Annab.

La enorme estructura no se asemeja a ninguna otra estructura de Petra, la impresionante ciudad labrada en las rocas del desierto que está considerada como una de las siete maravillas del mundo y que está declarada como Patrimonio de la Humanidad. El enclave fue fundado por la civilización Nabatea, que habitaba alguna de las partes de lo que hoy es Jordania, Siria y Líbano.