El obispo de Lérida exige el certificado antipederastia a 80 sacerdotes y 500 voluntarios

Deberá aportar la documentación todo el personal que realice tareas pastorales con niños y jóvenes


Lérida

El obispo de Lérida, Salvador Giménez Valls, ha firmado un decreto en el que exige a todos los sacerdotes de la diócesis, a los religiosos y a los voluntarios que aporten el Certificado Negativo del Registro Central de Delincuentes Sexuales. La diócesis da de plazo hasta septiembre a los interesados para que aporten los papeles necesarios, un proceso que afectará a 80 curas y a otras 500 personas, incluido el prelado.

«Decreto que en todas las parroquias, comunidades y delegaciones se obtenga un certificado negativo del Registro Central de Delincuentes Sexuales de todos los profesionales o voluntarios que realicen tareas pastorales en contacto con niños o jóvenes (presbíteros, religiosos y laicos)», señala el texto que el obispado ha colgado en su página web.

Ley 20/2015

Giménez Valls recuerda que la Ley 20/2015 de protección a la infancia y a la adolescencia es aplicable en las actividades con menores de edad, niños, adolescentes y jóvenes, entre los cero y los 17 años, y especifica que afecta a las actividades que se generan en «parroquias, comunidades y delegaciones diocesanas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El obispo de Lérida exige el certificado antipederastia a 80 sacerdotes y 500 voluntarios