Sanidade y empresas crean un sistema para predecir la evolución de la artrosis

Raúl Romar García
R. Romar REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

CESAR QUIAN

La herramienta, pionera en el mundo, está madura para iniciar su comercialización

04 jul 2019 . Actualizado a las 19:23 h.

Anticipar la llegada de la enfermedad incluso antes de que aparezcan los primeros síntomas, clasificarla en función del perfil de cada paciente y establecer un tratamiento personalizado que permita detener o mismo evitar su avance. Es el gran objetivo de la llamada medicina de precisión, una meta que se ha convertido en realidad en Galicia para el diagnóstico, pronóstico y tratamiento de la artrosis, una patología que en realidad, como ocurre con el cáncer, engloba múltiples subtipos que en su conjunto suponen la primera causa de incapacidad laboral en España y que acarrean un gasto estimado en torno al 0,5 % del PIB. Lo ha hecho posible una herramienta enfocada a la asistencia clínica rutinaria creada por dos grupos de investigación del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac), el de Reumatología y el de Informática, en una alianza con las empresas Altia, que lideró el consorcio, AMSlab y SolidQ auspiciada y financiada por el programa Innterconecta de la Axencia Galega de Innovación.

«Tenemos un producto de éxito que está probado y que funciona, pero al que aún tenemos que dar un sentido económico para dar el salto al mercado», explica Tino Fernández, presidente de Altia. Los cinco socios, de hecho, están definiendo cuál es la mejor estrategia de negocio, en contacto con potenciales clientes, para darle salida al mercado nacional e internacional, lo que acabará culminando en la creación de una nueva empresa. 

«No todas son iguales»

«Las manifestaciones clínicas siempre nos han sugerido que no todas las artrosis son iguales, pero hasta ahora no teníamos herramientas que nos ayudaran a clasificar a los pacientes y predecir qué tipo de enfermedad van a padecer. Ahora la tenemos», explica Francisco Blanco, responsable de investigación en el servicio de Reumatología del Chuac, cuya participación en el proyecto fue gestionada por la Fundación Novoa Santos del hospital.