Galicia da sabor a Alimentaria

Unas doscientas empresas del sector de la alimentación exponen sus productos y dan a conocer sus novedades en el escaparate europeo que es la feria de Barcelona


barcelona / la voz

El director general de Alimentaria, Antonio Valls, destacaba ayer la importante representación de Galicia en la feria bianual de Barcelona en la que, hasta el jueves, se dan cita unas doscientas empresas gallegas, más de la mitad al amparo de los pabellones de las consellerías de Mar y Medio Rural, y, sobre todo, el regreso de una de las grandes, la conservera Calvo, ausente en las últimas ediciones. No es extraño que la presencia de firmas del noroeste peninsular haya aumentado respecto al 2014, porque buena parte de ellas miran a Europa con ganas de recuperar o afianzar un mercado que la crisis alejó más de la cuenta, y la muestra barcelonesa se destaca, precisamente, por su condición de escaparate internacional.

Y para un acontecimiento de alto nivel, los productores se han puesto sus mejores galas, que no son otras que la calidad de siempre y esperanzadoras innovaciones. Vinos, conservas, carnes, lácteos y otros alimentos más selectos se reparten por los 90.000 metros cuadrados que ocupa la feria, invitando a parar a todo aquel profesional o visitante que acude al recinto.

Deambulando por los puestos, uno se encuentra con un maridaje que parecía imposible entre conserva gallega y vermú catalán. Se trata de un proyecto que se está fraguando entre la conservera Escurís, del grupo Jealsa, y la embotelladora Vermouth Miró. De salida parece tratarse del típico aperitivo compartido por ambas compañías, pero resulta que va mucho más allá, porque además de tomar partido ante el regreso de la antigua costumbre de «tomar el vermú», de la mano profesional del chef Nono Piñeiro están ultimando un paté a base de mejillón y la popular bebida, que ya se puede degustar en la feria de forma exclusiva. Y dicen que es el comienzo de una gran y fructífera relación.

Queso fresco distinto

El sector conservero gallego se destaca por su apuesta por el I+D+i, pero no es el único. Lo demuestra, por ejemplo, la cooperativa Feiraco, que presenta en el encuentro catalán un queso fresco con un 60 % de leche de vaca y un 40 % de cabra, una novedad con la que la firma gallega está irrumpiendo en nuevos mercados, para felicidad de los consumidores que prefieren este derivado lácteo más suave que el habitual. Parece que la mezcla gusta, porque las porciones que se ofrecen en los platos vuelan .

Casi todos los expositores tienen un secreto detrás del mostrador, que bien puede ser su mejor género, solo para elegidos, o su producto más innovador. Ejemplo de lo primero son los mejillones gigantes de Ramón Franco, a los que se les queda pequeña la lata, no en vano solo entran tres. Y ejemplo de lo segundo, la ginebra y el ron de la licorera Habelas Hailas que se suman a sus más de cuarenta referencias en espirituosos y dos vinos.

En el primer día deambulando por Galicia en Alimentaria 2016, en el que era posible cruzarse con el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carlos Puigdemont; la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, o la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, un descubrimiento: en Galicia también se produce cecina y, a decir de los que entienden, de una enorme calidad.

Los artífices son los hermanos José Manuel y Miguel Ángel Gutiérrez, propietarios de la cárnica Gutrei, de Monforte de Lemos, que hace unos meses salieron a la luz pública con motivo del sacrificio de cuatro bueyes que eran ejemplares únicos y que ayer, por ejemplo, despachaban finas y exquisitas lonchas de uno de los perniles de aquellos imponentes animales, lo que no pasó desapercibido para comerciales extranjeros ávidos de productos de alta calidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Galicia da sabor a Alimentaria