El planeta seguirá calentándose, incluso si las manchas solares llegan al mínimo

Raúl Romar García
R. ROMAR REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

NASA

Un estudio gallego revela que la temperatura solo se reduciría en 0,05 grados

09 abr 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

¿Es posible que en un futuro cercano pueda ocurrir un mínimo de la actividad solar que lleve al planeta a nueva pequeña edad de hielo, tal y como sucedió hace 400 años con el llamado mínimo de Maunder? La primera parte de la hipótesis no es descartable. Es algo que barajan los científicos, en parte por la debilidad del actual ciclo solar, el número 24 desde que en 1755 comenzaran a registrarse de forma sistemática las manchas solares, y por el mínimo profundo documentado en el 2008-2009, aunque, de momento, es imposible predecir cuándo ocurrirá. Pero lo que en ningún caso parece probable, incluso en el supuesto de que este descenso sea muy parecido al de Maunder (1645-1715), es que este fenómeno natural vaya a producir una reducción importante de las temperaturas a escala global.

La Tierra ha entrado en una fase de cambio climático provocado en su mayor parte por el hombre, con la emisión incontrolada a la atmósfera de gases de efecto invernadero, que ni siquiera podría frenar un nuevo mínimo histórico en las fluctuaciones de la actividad solar. Es la conclusión a la que ha llegado el estudio más completo realizado hasta la fecha en el que se ha evaluado el potencial impacto sobre el actual calentamiento global de un nuevo mínimo en la periódica actividad del Sol, que se desarrolla cada once años. La proyección realizada se hizo tomando como referencia el período entre el 2005 y el 2065. El debilitamiento en la actividad del astro rey al final de este plazo solo restaría 0,05 grados al progresivo incremento de las temperaturas.

El trabajo, que se acaba de publicar en la revista científica Environmental Research Letters, parte de una colaboración de las universidades de Vigo, Complutense, Extremadura, Columbia, Oxford y del Helmholtz Center de Alemania.