Convivir en la cárcel a través de un proyecto de participación

La Obra Social 'la Caixa' apoya un plan de desarrollo intercultural y de acción social en la prisión de Monterroso


REDACCIÓN / LA VOZ

Este es el quinto año que la Asociación Lucense de Información e Axuda ao Drogodependente desarrolla un proyecto de gran interés comunitario. Y así lo ha entendido una vez más la Obra Social 'la Caixa', que ayuda económicamente al desarrollo de un proyecto que tiene en la cárcel de Monterroso su epicentro. Un plan coordinado por la educadora social María Barba y que consiste en implicar a todo el espectro humano de la prisión lucense para aplicar una metodología de trabajo que mejore la calidad de vida de sus habitantes.

Así, la asociación entabla contacto con los reclusos, a quienes piden a través de mini encuestas que analicen su realidad social. Con estos datos se analiza el problema del aislamiento y se identifican también ideas de los propios reclusos que produzcan cambios efectivos en la relación con el centro penitenciario. Este plan se completa implicando a los funcionarios, tanto vigilantes como administrativos, con el fin de mejorar la convivencia. La acogida, desde la puesta en marcha del programa piloto, ha sido muy buena, y, según María Barba, «ha ayudado a todos a conocerse mejor».

A todos los colectivos que integran la prisión de Monterroso se les pidió que elaborasen propuestas y soluciones, para de este modo crear vías de comunicación y participación. Entre las sugerencias destacó tener la posibilidad de una mayor participación en el día a día de la cárcel por parte de los penados, además de que hubiera más conexión con el mundo real tras las rejas.

La extensión de la idea a otros colectivos de la prisión permitió acercar a trabajadores y reclusos, e incluso a oenegés que colaboran con el centro. Una propuesta avalada por la Obra Social 'la Caixa' que desembocó en la creación de un comité mixto -conformado por dos representantes de cada colectivo- que presentó un informe final en donde se analizaba la prisión y las líneas prioritarias que desembocaran en un plan de animación sociocultural. Así, se continuó con las actividades existentes (teatro, música o deporte), se dio cabida a otras como talleres formativos destinados al empleo y se optó por abrir el centro a la comunidad.

María Barba asegura que los resultados para todas las partes han sido satisfactorios, y los usuarios «han valorado la posibilidad de diálogo y de expresarse» gracias a una metodología basada en la convivencia.

La obra Social 'la Caixa' apuesta por ideas que impliquen a la comunidad

El proyecto participativo de la cárcel lucense de Monterroso no es solo una apuesta que afecta a los habitantes de la prisión. Según la Obra Social 'la Caixa', un total de 1.000 personas se benefician directamente de él. Tiene fuera de sus muros al entorno más próximo de esta localidad como otro referente. Así, tanto el Concello como los vecinos han visto que su apertura a la comunidad ha fomentado la participación, y las actividades y proyectos ahora tienen un doble sentido.

La Asociación Lucense de Información e Axuda ao Drogodependente ha conseguido que los actores de dentro y fuera de la prisión no vivan de espaldas, y su implicación sirva para sentar las bases para mejorar la calidad de vida de las personas que viven en el entorno más cercano a la cárcel.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Convivir en la cárcel a través de un proyecto de participación