Consideraciones a tener en cuenta antes de cambiar tus ventanas

Hasta un 25 % de la energía de las viviendas es intercambiada por las ventanas por lo que elegir unas de alta eficiencia energética mejorará el consumo en el hogar


Publirreportaje

Una de las mayores preocupaciones cuando llega el invierno es mantener una temperatura adecuada en nuestras viviendas. La falta de un adecuado aislamiento supone importantes pérdidas de calor, por lo que con las bajas temperaturas el gasto energético se multiplica. Entre los factores que influyen en la pérdida de temperatura se encuentran los cerramientos de nuestras viviendas: las paredes, techos, suelos y ventanas.

Unas ventanas adecuadas suponen un importante factor de aislamiento térmico y acústico, se estima que hasta un 25 % de la energía de la vivienda es intercambiada por las ventanas. El porcentaje de gasto eléctrico de una vivienda destinado a la calefacción puede ser del orden del 48 %. Para mejorar este consumo se deben utilizar ventanas de alta eficiencia energética.

¿Qué entendemos por ventanas de alta eficiencia energética?

Las ventanas de gran eficiencia energética son aquellas que están fabricadas con materiales de una baja transmitancia térmica, con herrajes de última generación que permiten unos cierres que evitan casi en la totalidad las fugas de aire y unos vidrios acordes a esas prestaciones. Los materiales más aconsejables para este tipo de ventanas son perfilerías de PVC multicámara, perfiles de aluminio con Rotura de Puente Térmico (2 perfiles unidos mediante poliamidas) o incluso madera. Respecto a los vidrios, se supone que se puede ahorrar hasta un 75 % del consumo en calefacción si pasamos de un vidrio simple a un doble acristalamiento bajo emisivo con ventanas de altas prestaciones.

Es importante la coherencia en la prescripción de las ventanas para nuestras viviendas, pues de nada serviría instalar ventanas de última generación si la puesta en obra no es realizada por personal especializado o los vidrios usados no son acordes a las prestaciones de las mismas. Por poner un ejemplo, un vidrio doble normal aísla menos de la mitad que un vidrio doble bajo emisivo con cámara rellena de gas inerte (argón...). A la hora de elegir las ventanas es muy importante contar con el asesoramiento de buenos profesionales ya que la inversión realizada en la sustitución de carpintería se suele hacer muy pocas veces en la vida útil de una vivienda.

¿Cuánto se puede ahorrar con este tipo de ventanas?

Haciendo un uso correcto de las mismas, se supone que una vivienda tipo con unos 11 metros cuadrados de ventana durante 6 meses pueden ser en torno a los 200 euros. El cambio de unas ventanas antiguas de aluminio con vidrio simple por unas ventanas de alta eficiencia energética con vidrio doble (o triple) bajo emisivo y con una cámara de al menos 14 mm, puede suponer un ahorro de hasta el 70 % del dinero destinado a la calefacción.

¿Existen ayudas para la instalación de este tipo de ventanas?

A partir del próximo 1 de Marzo se podrán solicitar las ayudas concedidas por la Xunta de Galicia conocidas como Plan Renove para la substitución de ventanas en viviendas familiares, las cuales tendrán que hacerse a través de un instalador autorizado. La cuantía de las subvenciones asciende a 100 euros/m2 de hueco y hasta 3.000 euros por vivienda. Se incluyen las carpinterías de madera y de PVC así como la carpintería de aluminio con rotura de puente térmico.

Aluman es instalador autorizado y estaremos encantados de poder asesorarle, sin compromiso, sobre esta o cualquier otra cuestión. Solicite información en www.cambiatusventanas.com.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

Consideraciones a tener en cuenta antes de cambiar tus ventanas