Los jóvenes que utilizan redes sociales ignoran que la ley protege la privacidad

Los ciudadanos de entre 14 y 21 años desconocen los riesgos que supone compartir informaciones o imágenes de otras personas en internet 


Aunque son prácticamente nativos tecnológicos, los jóves de entre 14 y 21 desconocen verdaderamente los riesgos de las redes sociales y de aplicaciones que manejan a diario en sus teléfonos, como Whatsapp, Facebook, Instragram o Twitter. En la mayoría de los casos ignoran que la privacidad está protegida por ley y los riesgos que supone compartir informaciones o imágenes de otras personas. Al menos es lo que se ha contactado en la primera fase del programa Actúa, desarrollado conjuntamente por la Fundación María José Jove y la Asociación Participa para la Inclusión Social y cuyo objetivo es fomentar la igualdad de trato entre los mozos.

En las sesiones de trabajo, que se llevaron a cabo en cinco centros educativos, incluido uno de diversidad funcional, se detectó la necesidad de regular y sensibilizar a los jóvenes sobre el papel y los riesgos de las redes sociales, al igual que la dificultad que tienen para percibir los límites de la violencia psicológica de control, motivo por el que no reconocen el peligro de compartir opiniones, contenidos o imágenes sobre compañeros, amigos o sus parejas.

La segunda fase del programa, que tiene como lema Actúa diferente para ser igual, se celebrará entre enero y marzo de este año. En las sesiones prácticas que se impartirán en cada centro educativos se buscarán soluciones a problemas derivados de situaciones reales.

El objetivo final del proyecto, que ha llegado a su tercera edición, es convertir a los jóvenes en «agentes activos de igualdad de trato entre las personas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los jóvenes que utilizan redes sociales ignoran que la ley protege la privacidad