Tener un móvil propio incrementa el riesgo de acoso en la adolescencia

Un estudio revela que el control que ejercen los padres sobre el uso de Internet de sus hijos es ineficaz


Redacción

Ser o haber sido víctima de acoso escolar, el uso de programas de mensajería instantánea (Whatsapp, Line, Telegram), tener móvil propio, los juegos online y el uso de Internet más de tres horas diarias son factores de riesgo para sufrir ciberacoso severo (cyberbullying) en la adolescencia. Esta es una de las principales conclusiones que ofrece un estudio realizado por investigadores del Departamento de Psicología de la Universidad de Oviedo en un trabajo que ha sido publicado en la revista International Journal of Clinical and Health Psychology. Llegaron a estos resultados tras aplicar un cuestionario a 3.180 estudiantes de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), de entre 11 y 19 años, de 16 centros de Asturias.

El estudio revela que el control que ejercen los padres sobre el uso de Internet de sus hijos es ineficaz, puesto que los adolescentes pueden acceder a él a través de otros dispositivos y terminales móviles fuera de casa, que escapan a la supervisión. Además, un excesivo rigor puede ser síntoma de falta de confianza y comunicación entre padres e hijos. Otra hipótesis no confirmada es que las actuaciones de formación y apoyo en el centro educativo se perciben como efectivas en las situaciones de cibervictimización más graves, pero el trabajo revela que no lo son. Esto indica que cualquiera puede ser víctima de comentarios ofensivos o fotografías retocadas, a pesar de la formación recibida. En cuanto al rendimiento académico, tanto el haber suspendido alguna asignatura como el repetir curso aumentan la probabilidad de cibervictimización severa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Tener un móvil propio incrementa el riesgo de acoso en la adolescencia