Obama reconoce el papel de EE.UU. en el problema del calentamiento global 

Efe

SOCIEDAD

El presidente norteamericano asume su «responsabilidad de hacer algo», y lanza de nuevo el guante a China entre los recelos de la Unión Europea

30 nov 2015 . Actualizado a las 21:09 h.

Los líderes de las dos mayores potencias mundiales, el estadounidense Barack Obama y el chino Xi Jinping, han patente su intención de trabajar juntos durante la cumbre climática de París para lograr un acuerdo que logre reducir las emisiones, pero que también respete sus preocupaciones. Obama y Xi han procurado dejar clara la sintonía que comparten en cuestiones clave de cara a las negociaciones que tratarán de culminar en un acuerdo global que logre contener el cambio climático, con un encuentro bilateral previo al inicio formal del foro.

Xi abogó ante Obama por que China y Estados Unidos «se asocien el uno con el otro para ayudar a que la conferencia climática logre los objetivos esperados» y que cooperen en beneficio mutuo. Y ambos mostraron su «determinación de trabajar juntos y con otros para lograr un ambicioso y exitoso resultado» en un comunicado conjunto. Este gesto sigue la estela del anuncio conjunto que ambos mandatarios hicieron en noviembre del 2014, cuando mostraron un inédito frente común en favor de la lucha contra el cambio climático, aunque con medidas lejos de ser uniformes.

Esta alianza crea recelos entre otros socios, como la Unión Europea, que tradicionalmente ejerce el liderazgo mundial en la promoción de políticas climáticas y medioambientales y quiere que ambos países sean realmente ambiciosos, asuman compromisos reales y sean transparentes en sus acciones. La implicación de China y Estados Unidos es fundamental para alcanzar un verdadero acuerdo mundial y evitar un fiasco como el vivido en la cumbre de Copenhague. La cuestión que queda por responder es a qué precio ambas potencias están dispuestas a comprometerse. Y en qué términos.