«Los divorciados vueltos a casar no están excomulgados»

Ricardo Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal Española,  tendrá un papel activo en las reuniones de trabajo del sínodo


madrid / colpisa

Ricardo Blázquez, cardenal arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, tendrá un papel activo en las reuniones de trabajo del sínodo, en las que intervendrá para reflexionar y exponer propuestas sobre la situación de los niños en la familia.

-¿Qué espera del sínodo?

-El tema de la familia es fundamental y amplio. Va a ser un momento importante en la maduración de las decisiones pastorales que la Iglesia adopte en relación con la familia, que se encuentra en una situación realmente nueva, que requiere una atención particular y, también, seguramente sin prisas, pero sin pausas, una serie de medidas de orden humano, pastoral, que nos vayan aproximando a una respuesta adecuada a la nueva situación de la familia.

- El papa ya ha decidido modificar el procedimiento para declarar inválido un matrimonio católico.

-La cuestión de la simplificación de los procesos de declaración de nulidad, y es bueno que estas palabras queden claras, declaración de nulidad, no es que la Iglesia favorezca el divorcio o cree un divorcio a su estilo, se trata de declarar que tal contrato matrimonial en el origen era inválido. Y eso a veces se tarda en descubrir. Se trata de agilizar los procesos de declaración de nulidad.

-¿Qué propone la Iglesia para evitar que los hijos sean víctimas de la crisis de sus padres?

-Me parece muy importante que cuando aparezcan crisis matrimoniales, que evidentemente aparecen, los padres piensen en el hijo. Estoy convencido de que el mejor regalo que pueden hacer a sus hijos es el de su amor perseverantemente unidos. Después, si ocurre la ruptura, también desde el punto de vista del derecho, del amor de los padres, quieren hacer lo posible por que la ruptura tenga el menor número de consecuencias posibles en el caso del hijo. Pero la consecuencia fundamental es la que se da con la ruptura.

-¿Qué ocurrirá con los separados, los divorciados y las nuevas uniones. ¿Cómo será tratado tras este sínodo el espacio para los divorciados vueltos a casar?

-En primer lugar diría que tienen que ser atendidos. No están excluidos. Continúan formando parte de la Iglesia, de la comunidad cristiana. No están excomulgados. Un divorciado no está excomulgado. Les pediría que continúen participando en la vida de la Iglesia. Y pediría al mismo tiempo también lo siguiente: que el criterio de la continuidad en la vida de la Iglesia no lo pongan solo en la posible comunión sacramental. No lo pongan solo ahí.

-¿Pero pueden participar en la eucaristía?

-Se puede participar en la eucaristía sin comulgar. Hay muchas tareas en la vida de la Iglesia que se pueden hacer. Por ejemplo, colaborar en Cáritas, en otros servicios que una parroquia tenga, también en la transmisión de la fe. No pongamos solo el criterio de la atención de la Iglesia a los divorciados vueltos a casar en si puede admitirlos a los sacramentos de la reconciliación y de la comunión sacramental. No lo pongamos solo ahí.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Los divorciados vueltos a casar no están excomulgados»