«Selfies» reales para la Cruz Roja

La reina Letizia y doña Sofía presidieron mesas en el Día de la Banderita


redacción / la voz

La reina Sofía estableció la costumbre de participar activamente en la cuestación de la Cruz Roja en España, que se conoce como el Día de la Banderita, y doña Letizia sigue la costumbre de su antecesora y nunca falla en la jornada dedicada a la oenegé. Ayer, ambas estuvieron al frente de sendas mesas del centro de Madrid: doña Letizia ante el Congreso y la madre de Felipe VI en la Puerta del Sol.

Como suele ser habitual en estas citas con la ciudadanía, la reina Letizia fue protagonista de numerosos selfies, ya que nadie quería pasar la oportunidad de tener una instantánea con la reina. Esta máxima se extendió a gente de lo más variada, desde niñas hasta señores, pasando por un grupo de moteros que, recién bajados de unas Harley Davidson, no dudaron en inmortalizar el momento junto a la reina.

No faltaron las anécdotas, y la más tierna la protagonizó Nara, una niña de un mes que su madre llevó a participar en la fiesta. Allí la reina Letizia tuvo la oportunidad de cogerla en brazos y reconoció ante la madre que se «quedaría» con la niña, ya que le «gustan mucho» los bebés. Su interlocutora aprovechó la ocasión para preguntarle por qué no se animaba a ir a por el tercer hijo, a lo que doña Letizia respondió, según comentó la mujer más tarde, con un «de momento, no».

Durante la jornada, la reina recibió además cajas de bombones y rosas rojas que le entregaron unos niños. También pasaron por su puesto un grupo de chinos de la Fundación Orient, muchos turistas sudamericanos, una costurera de la Casa Real ya jubilada y un corredor francés de maratones que le pidió a doña Letizia hacerse una foto con un muñeco que le da suerte.

A quien no se vio en esta ocasión fue al rey. Felipe VI suele pasarse por las mesas que presiden su mujer y su madre en el día de la Cruz Roja, pero ayer estaba en Valencia entregando los premios Rey Jaime I. Quien sí estuvo, además de los diputados que se acercaron a saludar a la reina, fue el padre Ángel. El fundador de Mensajeros por la Paz llevó un donativo especial, ya que este año el dinero del día de la Cruz Roja irá a parar a los refugiados sirios, un colectivo que preocupa especialmente al sacerdote, que viajó a Hungría para estar con ellos.

En la mesa de la Puerta del Sol, por su parte, estaba la reina Sofía, que acudió acompañada de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. La madre del rey fue aplaudida tanto a su llegada como cuando se marchó del lugar por la gente que estaba en la zona, y varios autobuses de recorrido turístico se pararon para que los visitantes pudiesen fotografiar a una sonriente reina Sofía.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«Selfies» reales para la Cruz Roja