Sobre besos y abrazos

Los españoles en esto de los besos somos una cultura intermedia, y los gallegos, un poco escasos en mi opinión. Damos besos al vernos y despedirnos, pero solo cuando nos vamos por un tiempo


Científico

Reconozco que me gusta que me den besos y abrazos. Me conforta, me parece señal de confianza, proximidad y cariño, y me gustan mucho los lugares en donde tanto hombres como mujeres se los dan mutuamente, incluso sin distinción de sexos, pero hay algunas culturas donde esto les parece ofensivo o les incomoda, y hay que andarse con ojo, y esto lo cuento a propósito de un congreso del que vengo en Cracovia, donde una coreana me hizo un regalo y me aproximé a darle un beso para darle las gracias y casi la mato del susto.

Los españoles en esto de los besos somos una cultura intermedia, y los gallegos, un poco escasos en mi opinión. Damos besos al vernos y despedirnos, pero solo cuando nos vamos por un tiempo, y en algunas familias también se los dan entre los hombres, costumbre que me da pena que se vaya perdiendo, aunque se mantiene en varios países. En Italia y Francia es parecido a España, aunque los franceses dan tres besos y los italianos los dan al revés. Normalmente besamos primero la mejilla derecha, pero ellos comienzan por la izquierda. Esto es siempre muy divertido porque cuando españoles e italianos se van a dar un beso es como una competición de esgrima que acaba invariablemente con un choque de narices y un beso casto, pero en los morros, y yo creo que esto lo inventaron los italianos para ligar aún más. En algunos sitios se da solo un beso y te quedas como un tonto dando el segundo al aire o, si eres francés, dando los dos últimos.

Cuanto más subes en Europa hacia el norte, menos besos se dan y en los países de cultura inglesa, salvo en lugares con influencia latina, no les gustan demasiado y muchos lo pasan mal cuando alguien les da un beso en la mejilla y claramente les incomoda. Ya no digamos a japoneses, chinos y, por lo que se ve, coreanos, que lo pasan fatal: todos nos reímos mucho hace una semanas cuando una chica muy cariñosa de mi grupo le dio un achuchón de despedida a Toshi, un japonés que había estado con nosotros, y él puso una cara de terror y desconcierto, como pidiendo socorro, que era de filmar. Es que allí no se tocan ni aunque los maten y es para mí un misterio el cómo pueden tener hijos. Nunca se os ocurra, por ejemplo, tocar la cabeza a un niño en muchos países del este de Asia, cosa que aquí yo hago continuamente. Allí lo consideran algo obsceno y ofensivo, casi lo peor que se puede hacer.

En los países árabes el problema es el beso entre personas de distinto sexo y en Arabia Saudí debe de ser hasta delito porque no puedes ni darle la mano a una mujer. O sea que hombres con hombres y mujeres con mujeres se dan besos, abrazos y van de la mano, pero si se te olvida y lo haces con el sexo opuesto ya tienes armado un lío. Realmente no saben lo que se pierden.

En toda América latina se besan y abrazan más y en Colombia es espectacular. Allí das besos cada vez que te encuentras, cuando entras a trabajar, cuando vuelves del café, cuando te vas a comer, cuando vuelves de hacerlo, al despedirte, al levantarte, al acostarte y eso con toda la gente del trabajo, amigos y familia, de modo que como sea esta un poco numerosa te dedicas varias horas del día al tema, y, aunque la productividad se debe resentir, a mí me gusta. Cuando vuelvo a España lo echo de menos, tengo mono de mimos como un drogadicto y siempre pienso lo mal que lo tienen que pasar ellos al venir aquí. Y no digamos si van a países de influencia inglesa por la falta de ese contacto físico y cariño al que están acostumbrados y que allí no van a tener.

Yo creo que darse besos y abrazos es muy sano y que, en los países en donde no se hace, la gente se vuelve neurótica. Por eso la nueva costumbre de regalar abrazos por la calle me parece muy saludable. Y es que ahora en algunos sitios y, particularmente en el Canadá francófono -como en Quebec-, te encuentras con grupos de chicos y chicas que regalan abrazos a los transeúntes. A mí me parece que en Quebec hicieron aumentar el turismo de los anglófonos de Canadá necesitados de afecto, y que van allí el fin de semana para recibir su ración de mimos. Hasta seguro que disminuyen la mortalidad y salvan vidas de gente deprimida, pero ojalá que aquí no lleguemos a ese extremo y empezando por la intimidad familiar y siguiendo por el día a día nos achuchemos cada vez más.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
36 votos
Comentarios

Sobre besos y abrazos