Vestidos con destino a la alfombra roja

La Voz

SOCIEDAD

Jennifer López, París Hilton, Anne Heche, Katy Perry, Rita Ora, Nicki Minaj, Jessica Biel o la modelo Eugenia Silva visten los diseños de The 2ndSkin Co y María Escote, que han mostrado sus nuevas creaciones en la Madrid Fashion Week

21 sep 2015 . Actualizado a las 20:13 h.

Con la intención de seducir a «celebrities» y brillar en las alfombras rojas y en escenarios internacionales, The 2ndSkin Co y María Escote han elaborado, cada uno en su estilo, colecciones cuajadas de tules y lentejuelas. 

Jennifer López, París Hilton, Anne Heche, Jessica Biel o la modelo Eugenia Silva son algunas de las clientas de The 2nd Skin Co, firma dirigida por Antonio Burillo y Juan Carlos Fernández, quienes han querido vestir a la mujer con una sobredosis de dulzura, hasta coser vestidos merengue, hechos de faldas corola construidas con miriñaque. El tul escarcha faldas, la organza endulza abrigos y los cristales de Swarovski se convierten en puro almíbar, en una colección en la que los diseñadores parecen haber tomado prestado una montaña de algodón de azúcar para esculpir vestidos con largo «midi» y también por encima de la rodilla. Flores de telas con pistilos de cristal colocadas sobre los hombros, la cintura y la pechera han sido la guinda del desfile pastel.

Una serie de vestidos con falda en formar de pétalos ha germinado también en la propuesta de María Escote, diseñadora que viste a Katy Perry, Rita Ora, Nicki Minaj y Juliette Lewis, para crear su colección más dulce, la menos canalla. La margarita ha florecido en la luminosa y romántica colección, en la que los colores rojo naranja, amarillo y rosa chicle brillan sobre el negro. «Para mí, el negro es luz», ha confesado esta diseñadora, que recupera la línea «evasé» y desecha las siluetas ajustadas que se funden con la piel.

El vestido recto es el estandarte de la propuesta de Escoté, quien en 28 salidas lo ha declinado en distintas versiones para el día y la noche, estos últimos tapizados de lentejuelas o margaritas de piel prendidas en cuerpos transparentes. Tampoco han faltado grandes lazadas, hermosos lunares, coquetos topos y florales cenefas. «Es mi colección más madura, era el momento de arriesgarme», ha dicho. 

Si en otras ocasiones el corsé era su pieza fetiche y la piedra angular de las colecciones de Maya Hansen, este lunes ha sido el vestido, una prenda que construye, eso sí, sobre los cimientos y pilares de los corsés que tanto han gustado a famosas como Lady Gaga. «He imaginado a unas chicas góticas que se pierden en la selva», indica la creadora sobre las piezas que se empapan en la extensa gama cromática verde, combinada con negros y realzadas con tachuelas doradas.

Neopreno, tejido técnico deportivo en 3D y polipiel para las cazadoras de estilo «biker», una pieza cada vez más presente en su firma «por la buena aceptación del público». El blanco, negro, verde y azul colorean una colección de líneas sencillas y cremalleras XL, con vocación de «pret-á-porter» y espíritu deportivo, ideada para una mujer cosmopolita y moderna.

Por la mañana, en tan solo ocho minutos, Alvarno ha ofrecido un trabajo exquisito con un concierto de vestidos, que le ha valido el Premio L'Orèal a la mejor colección de la 62 edición de la Madrid FashionWeek por tercer año consecutivo, una hazaña que ningún otro diseñador ha conseguido. Su colección ha estado guiada por la fuerza y la fluidez de los patrones, una dualidad que aflora de la lucha entre la luz y la oscuridad de la saga de La guerra de las galaxias. Prendas que ponen en valor la feminidad de la mujer, ideadas para princesas, pero no de cuento de hadas, sino para mujeres luchadoras y valientes como la princesa Leia creada por George Lucas.

Los Alvarno vuelven a recuperar el estampado de leopardo que tantas «satisfacciones ha dado», han señalado los diseñadores, que dibujan el rostro de Darth Vader sobre camisetas, sudaderas y un mágico chaleco azul marino tallado con 8.000 cristales.