«El ébola generó películas de terror, por qué no nos va a dar cierto miedo»

Fernando Simón, director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, admite que no se gestionó bien la comunicación en la crisis del 2014


Santiago / La Voz

El 6 de octubre del 2014 la exministra de Sanidad compareció para informar de que Teresa Romero se había contagiado del virus del ébola. Las críticas por una intervención confusa e insegura no se hicieron esperar. El ministerio decidió entonces nombrar como portavoz de la crisis a un científico, director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias. Desde que Fernando Simón (Zaragoza, 1963) cogió las riendas de la comunicación, las preguntas comenzaron a tener respuestas.

-¿Cuál es la situación del ébola?

-Hasta que no se acabe el último caso en África no podemos bajar la guardia. Liberia ya dejó de ser país de riesgo hace unas semanas, pero sigue habiendo entre uno y tres casos por semana en Guinea y Sierra Leona. Esperamos que en las próximas semanas, o meses como mucho, la epidemia esté controlada.

-¿Cuáles son las luces y las sombras en la gestión de la crisis?

-Las luces han sido que se empezó a trabajar rápido; hemos desarrollado protocolos que van a ser muy útiles para otras enfermedades infecciosas de alto riesgo en el futuro; ha habido una coordinación con las comunidades autónomas a nivel internacional muy importante; y desgraciadamente, por el tamaño de la epidemia, hemos aprendido muchísimo de la enfermedad. En las sombras, el primer punto obviamente la comunicación, no fuimos capaces de prever la reacción de la población ante los casos en África y España, y la percepción del riesgo estuvo muy por encima del riesgo real.

-La primera rueda de prensa de Ana Mato generó múltiples críticas. ¿No debería haberse puesto al frente a un técnico?

-En una situación de crisis sanitaria o riesgo grave para la salud los que tienen que tomar las decisiones son los que están legitimados por la población, obviamente los responsables políticos. Creo que no se les puede excluir, pero quizás hubiese sido bueno contar con técnicos en los que poder apoyarse en esa rueda. Pero siendo honestos en aquel momento había tensión de fondo entre ministerio, medios, sociedad, comunidad de Madrid, y no sé si eso pudo influir. Como aprendizaje, lo que tiene que quedar es que no acertamos nuestra percepción del riesgo. Pensamos que no iba a haber una percepción tan grave en la población, y por lo tanto no se gestionó la comunicación correctamente.

-Hubo otro momento crítico, el sacrificio del perro. ¿Era evitable?

-Participé indirectamente porque la responsabilidad obviamente era de sanidad animal. Per se, el sacrificio del perro no era necesario si se tuviesen las condiciones adecuadas para mantenerlo en cuarentena hasta valorar el riesgo que podía suponer. Pero por la información que tengo no se encontró una unidad con las condiciones de bioseguridad suficientes para garantizar la seguridad en caso de que el perro pudiera ser un riesgo. Tomaron esa decisión. ¿Es discutible? Sí, pero desde mi ignorancia podría decir que fue una de las decisiones lógicas. Y sobre todo si esto se pone en contexto. Porque al mismo tiempo que la gente se manifestaba a favor del perro, se trataba a personas que no suponían riesgo para nadie, profesionales sanitarios que trataron casos sin riesgo, conocidos de estos profesionales, como apestados, y se insinuaba incluso que no llevaran a sus hijos al colegio.

-En el 2009 hubo otra alerta importante, la de la gripe A. ¿Cuál fue más difícil de gestionar?

-La gripe es una enfermedad a la que nos enfrentamos todos los días, produce todos los años miles de muertos y lo aceptamos. No tiene una historia negra detrás, y con la pandemia del H1N1 enseguida vimos que su impacto no iba a ser tan diferente al de la gripe estacional que teníamos. Todo esto favorece que la percepción del riesgo no sea tan grave. El ébola tiene una historia negra generada en poco tiempo casi tan grande como la peste. Desde la película Estallido he contabilizado al menos otras 14 o 15 que tienen como protagonista al ébola o un virus prácticamente igual. En algunos casos los enfermos mueren con sangrados espectaculares, muy masivos. El ébola ha generado películas de terror, así que por qué cuando es de verdad no nos va a dar cierto miedo. Creo que incluso algunos profesionales se contagiaron de este miedo de la población.

-Se detectó un caso de chikungunya de un español que no salió de Europa. ¿Es preocupante?

-No es la primera vez que hay transmisión en Europa, aunque es verdad que no es habitual. Es una enfermedad bastante leve, pero es nueva en Europa y puede generar problemas de salud pública y económicos. Al ser nueva, no queremos que entre. Desde el 2013 se introdujo el virus en América Latina, lo que es importante porque hay mucha gente que va a esa zona, y ha producido una epidemia. En la costa mediterránea tenemos el mosquito que puede transmitirla, pero la suerte es que la cepa de América Latina se transmite muy mal con el mosquito que tenemos.

Liberia, de nuevo libre del virus

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró ayer, por segunda vez, a Liberia «país libre de la transmisión entre humanos del ébola», tras cumplirse 42 días desde que diera negativo el segundo test de diagnóstico al último paciente infectado en el país. Ahora empiezan 90 días de intensa vigilancia para evitar que la enfermedad resurja. El pasado 9 de mayo, la OMS anunció el fin la transmisión del ébola en Liberia, lo que convirtió a este pequeño país de África occidental en el primero de los tres más afectados en superar el contagio de esta letal enfermedad, pero el 29 de junio, el virus volvió a ser identificado e infectó a seis personas, de las cuales dos murieron. Ni Guinea Conakri ni Sierra Leona, los otros dos países más afectados, han alcanzado este estadio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

«El ébola generó películas de terror, por qué no nos va a dar cierto miedo»