El chupete, mejor que el dedo

Los expertos avalan el uso del juguete no más allá de los 2-3 años, aunque Harper, hija de los Beckham, de 4, aún lo lleva


redacción / la voz

Son tajantes. Los sanitarios consideran que el chupete, el juguete terapéutico infantil por antonomasia, es mucho mejor para el desarrollo del menor que succionar el dedo. Su uso está de nuevo en la picota porque Harper, hija de Victoria y David Beckham, no se desprende de él con cuatro años ya cumplidos, lo que ha desatado una feroz crítica contra esta pareja mediática de padres en las redes sociales. Tal chupetedependencia a esta edad, ¿es normal?

El pediatra gallego Enrique Quiroga asegura que es mejor este artefacto que el dedo, aunque haya quien pueda defender lo contrario, pues «el dedo puede escamarse, sufrir laceraciones y crear molestos pellejos, que pueden ser ingeridos por el crío». Además, «es menos higiénico que el juguete», añade Quiroga. También, el uso prolongado de esta extremidad «podría producir deformación en la dentadura o un paladar ojival».

¿Pero es bueno el chupete? Tiene un efecto sedante para el menor, de alivio. De ahí que se use normalmente para calmar a los infantes. Pero Quiroga advierte que, en ocasiones, se abusa de él para acallar lloros, como apaño momentáneo que calma perrenchas. El pediatra también cree que es beneficioso en la etapa de aparición de los dientes, porque actúa como un bálsamo al morder la goma y aliviar las encías.

¿Y cuándo dejarlo? Desde las teorías radicales que echan pimienta en el chupete hasta las que lo dosifican, Quiroga considera que lo mejor es «no presionar al niño, dejar que lo vaya rechazando». En ambientes sociales, como guarderías, «los niños ven cómo los mayores ya no lo utilizan». Así, tenderán a imitarlos, ver que superar la chupetedependencia es un logro personal, afirma el pediatra.

¿Y a qué edad? Tanto Enrique Quiroga como Loli, farmacéutica de la botica coruñesa Mirna Hernández González, están de acuerdo en que usarlo con cuatro años -como los que tiene Harper- no es lo normal. Entre los 2 y 3 es lo ideal para desterrarlo. Loli no cree que el dedo sea una solución y es partidaria del chupete, bien de látex o fabricados en silicona -inodoros y menos deformables-, los que en mayor medida se encuentran hoy en el mercado. «El chupete se lo puedes quitar, mientras que el dedo no», dice con razón la boticaria. Algunos padres preguntan en la farmacia por la edad para abandonar este juguete infantil. «Cuanto antes, mejor», concluye.

La imagen de Harper con chupete no es nueva. Ya en el 2014 los internautas criticaron fotos de la niña -en ese momento tenía tres años- con sus padres haciendo uso reiterado de él. Ahora, el rotativo británico Daily Mail volvió a pillar a Harper con su papá paseándose con su chupete y nada menos que cuatro añitos. Algo que escandalizó a muchos. A tantos que el propio Beckham tuvo que salir en defensa de su hija y de la educación paternal que recibe. «Nadie tiene derecho para juzgar sin argumentos cómo educo a mis hijos, ni cómo actúo de padre», así de tajante fue la respuesta de David Beckham en Instagram a las críticas. Por lo menos, su niña Harper sigue prefiriendo el chupete al dedo.

Beneficios

Psicológicos. Efectos balsámicos y de sedación, especialmente con la aparición de la dentición, para aliviar las encías.

El dedo

Mejor, no. Un uso prolongado puede producir malformaciones en el paladar, es menos higiénico y puede sufrir laceraciones.

Edades

Recomendación. Lo ideal sería su abandono entre los 2-3 años, de manera suave, sin forzar ni utilizar medios traumáticos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El chupete, mejor que el dedo