Zimbabue pide a EE.UU. la extradición del cazador que mató al león Cecil 

Las autoridades estadounidenses investigan si la muerte del animal pudo estar conectada con una red ilegal de tráfico de animales

Turista fotografiando a Cecil
Turista fotografiando a Cecil

El ministro de Medio Ambiente de Zimbabue, Oppah Muchinguri, ha anunciado este viernes que la Fiscalía del país africano, por lo que tiene entendido, ha pedido a Estados Unidos la extradición del dentista Walter Palmer, responsable de la muerte de Cecil el león.

Muchinguri ha declarado que Palmer violó la ley al financiar una cacería ilegal y debería ser extraditado «para enfrentarse a toda la furia de la ley» por este motivo, según ha hecho saber en una rueda de prensa acompañado del director de parques nacionales de Zimbabue, Edison Chidziya.

Chidziya ha confirmado que los restos de Cecil fueron confiscados por las autoridades del país africano al tratarse de una cacería ilegal y que los cachorros del fallecido felino siguen con vida.

EE.UU. abre una investigación

POr su parte, el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos ha abierto una investigación sobre la muerte del león Cecil, el más famoso de ZimbabueAunque el animal no estaba protegido por la ley de EE.UU., ya que la cacería tuvo lugar en África, las autoridades estadounidenses aseguraron al diario que «comparten» el interés de Zimbabue en la protección de las especies amenazadas, y además investigan si la muerte del león pudo estar conectada con una red ilegal de tráfico de animales.

La ley estadounidense prohíbe específicamente el comercio de animales que hayan sido cazados, transportados o vendidos de forma ilegal.

La muerte de Cecil a manos del dentista residente en Minesota Walter James Palmer ha desatado una oleada de críticas en EE.UU., internet y las redes sociales se han llenado de comentarios sobre lo ocurrido y varios ciudadanos han acudido a protestar a la clínica de Palmer, que lleva cerrada varios días. De hecho, el primer problema con el que se han encontrado los agentes del Servicio de Pesca y Vida Silvestre, según el Star Tribune, es que no han podido localizar a Palmer, a quien los medios tampoco han podido encontrar desde que emitió un comunicado reconociendo la autoría de la cacería el martes.

En ese comunicado, Palmer afirmó que actuó convencido de que la cacería en la que participó era legal y que contaba con «todos los permisos» necesarios. «Que yo sepa, todo lo relacionado con el viaje fue legal y adecuadamente gestionado», añadió.

Palmer subrayó también que «no tenía ni idea» de que Cecil fuera el león más famoso de Zimbabue y que se basó en la «experiencia» de los guías profesionales locales para garantizar una «cacería legal».

Según la Fuerza Especial para la Conservación de Zimbabue (ZCTF, en inglés), Palmer participó el pasado 6 de julio en una cacería nocturna en el Parque Nacional de Hwange, en el oeste del país.

El león Cecil, de 13 años de edad, fue atraído con una presa amarrada a un vehículo como cebo para abatirlo fuera del parque, de modo que técnicamente ya no sería ilegal cazarlo. «Palmer disparó a Cecil con un arco y una flecha, pero este disparo no lo mató. Lo rastrearon hasta que lo volvieron a encontrar, 40 horas más tarde, y le volvieron a disparar con un arma», explicó el presidente de la ZCTF, Johnny Rodrigues.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Zimbabue pide a EE.UU. la extradición del cazador que mató al león Cecil