El nuevo fármaco para el cáncer de mama no tiene efectos secundarios

Combina la inmunoterapia con la quimioterapia en una doble acción


redacción / la voz

El Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (Geicam) presentó ayer en Madrid un medicamento contra un tipo específico de tumor maligno que combina, en una misma molécula, la acción bloqueadora de un anticuerpo con la propia de la quimioterapia, lo que, de esta forma, destruye solo las células malignas y evita efectos secundarios como la caída del cabello.

La nueva terapia, que ya ha sido autorizada por el Ministerio de Sanidad para su administración en España, es eficaz para el subtipo de cáncer de mama HER2 positivo, uno de los más agresivos. El fármaco actúa como un caballo de Troya: un anticuerpo monoclonal aloja en su interior una potente quimioterapia que solo libera cuando llega a territorio enemigo, es decir, al interior de la célula tumoral.

Así lo explicó ayer el doctor Joan Albanell, jefe de Servicio de Oncología del Hospital del Mar de Barcelona, durante la presentación del nuevo tratamiento, que ha entrado en la financiación del Sistema Nacional de Salud (SNS) desde el pasado 17 de junio.

Se trata del primer fármaco conjugado para cáncer de mama, que a las ventajas propias del anticuerpo monoclonal (Trastuzumab) añade las de una quimioterapia, entre 24 y 270 veces más potente que la tradicional.

El medicamento, comercializado por Roche con el nombre de Kadcyla, permite aumentar la eficacia dirigida hacia la célula maligna, minimizar el impacto sobre el tejido sano y evitar muchos de los efectos secundarios de la quimioterapia «tan temidos», como la caída del cabello, las náuseas o los vómitos.

El tratamiento está indicado para el 20 % de pacientes con cáncer de mama HER2 positivo (uno de cada cinco de todos los tumores de mama) que desarrollan metástasis y que no responden al tratamiento estándar (Trastuzumab y un taxano).

«Un hito»

No obstante, se están realizando estudios de eficacia en tumores en fases precoces con el fin de prevenir recaídas e, incluso, en aquellos casos en los que no ha habido cirugía, aunque todavía no se dispone de resultados, explicó Ana Lluch, jefe del Servicio de Oncología del Hospital Clínico de Valencia.

La doctora Lluch subrayó que el fármaco supone un «hito importante», ya que es una oportunidad para aumentar la supervivencia de las pacientes con ese subtipo de cáncer de mama en fase metastásica, al dar un paso más hacia la cronicidad.

Pacientes que hace 15 años vivían de media un año o año y medio, ahora consiguen vivir cinco años, una supervivencia que con el nuevo tratamiento aumenta entre cinco o seis meses.

Las pacientes no solo van a vivir más, sino también con mayor calidad de vida. «No lo perciben como una quimio, a pesar de ser muy fuerte», aseguró.

«Es el inicio de una larga aventura y abre una ventana de oportunidad enorme», destacó el doctor Miguel Martín, jefe del Servicio de Oncología del hospital Gregorio Marañón de Madrid, quien apuntó que consigue «el efecto de bala mágica con mínimos efectos secundarios, uno de los sueños de la medicina desde hace dos siglos». El HER2 positivo es uno de los cánceres de mama «más temidos» por su mal pronóstico, una situación que ahora puede revertirse con la llegada de la nueva terapia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El nuevo fármaco para el cáncer de mama no tiene efectos secundarios