«Normalmente, el que muestra su homofobia algo esconde»

Diez años después de legalizarse las bodas gais, Araújo las ve asentadas


OURENSE / LA VOZ

Hace diez años, Pepe Araújo era el concejal de Cultura de Ourense y se convirtió en uno de los políticos más populares de España al mostrar su apoyo decidido a la ley del matrimonio homosexual que el PSOE de Zapatero estaba a punto de aprobar. Nadie hasta entonces en el PP se había significado tanto.

-¿Cómo recuerda aquellos días?

-La verdad es que cuando salí públicamente a defender aquella ley no pensé en las consecuencias, solo pensé que era algo justo.

-Sin embargo, su partido se oponía...

-Mi partido nunca entró en el tema de los derechos, no los discutía. Estaba en contra del término matrimonio. Afortunadamente, es ya un tema zanjado.

-¿Pensaba entonces que el matrimonio homosexual iba a ser aceptado de forma tan mayoritaria y tan rápidamente?

-Sí. Yo estaba convencido de que iba a ser así, aunque suelo ser bastante optimista.

-Luego fue uno de los primeros en contraer matrimonio. ¿Le supuso algún problema con su entorno; sus compañeros, sus vecinos?

-En absoluto. La gente fue muy cariñosa. Recibimos cientos de gestos de cariño, de aprecio y apoyo. Guardo un gran recuerdo de aquellos días.

-Con todo, de vez en cuando leemos noticias de agresiones, discriminaciones...

-El mal existe y se manifiesta. La ira se puede desatar contra una mujer, contra un mendigo... Afortunadamente, el 99,9 % de las personas son buenas.

-¿Le parece pues que las cotas de normalización son ya adecuadas?

-Creo que sí. Es verdad que alguna vez algún chaval se puso en contacto conmigo para expresarme miedo o rechazo, sobre todo en algún lugar pequeño. Pero el miedo es libre. Lo cierto es que en las series que siguen los chavales la homosexualidad se normalizó mucho. Hay presentadores, personas que copan la audiencia, que son abiertamente homosexuales.

-¿Ha casado a muchos?

-A unos cuantos, sí. A veces han venido a pedir expresamente que los case yo, porque les daba más tranquilidad.

-¿Qué piensa de los que hacen gala de su homofobia?

-Normalmente, el que muestra su homofobia, algo esconde. Una doble vida, quizás. El que tiene clara su orientación sexual no se anda con esas caralladas. Ya sabe lo que dice el refrán: dime de qué presumes y te diré de qué careces. La homofobia existe, pero igual que existe la envidia o los celos.

-¿Alguna vez ha tenido la oportunidad de adoptar alguna medida política en favor de la normalización?

-La mayor normalización es no tener que hacer nada. Yo creo que ser homosexual en esta ciudad no es un impedimento para llegar a nada. Hoy las cosas son distintas. Hasta el papa está a favor. Ojalá hubiéramos tenido a este papa entonces. Se hubiera hablado mucho menos del tema.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

«Normalmente, el que muestra su homofobia algo esconde»