«Con la protección solar, hay un grupo de gente que se pasa de frenada»

Los adolescentes, dice, son quienes más arriesgan a la hora de tomar el sol


a coruña / la voz

El doctor Fonseca (Madrid, 1954) tiene ese tipo de discurso tranquilo y equilibrado propio de la experiencia, salpicado con la ración justa de ironía que quita gravedad sin perder la perspectiva. En poco tiempo de conversación se aprende mucho.

-¿Va usted a la playa?

-No. Y eso que lo único que tendría que hacer sería cruzar la calle. Pero no me gusta. Eso sí, tengo una excelente vista desde casa.

-¿Y qué piensa cuando observa a toda esa gente tomando el sol a las horas más «peligrosas» del día?

-Bueno, no hay que ser extremista. No hay horas prohibidas, que ya tenemos demasiadas prohibiciones. Yo me pongo malo cuando los veo, pero de pensar en el calor que estarán pasando. Hay que decir que se ha mejorado mucho en el grado de insensatez de la gente en los últimos veinte años. Hay más sentido común; sobre todo con respecto a los niños. Ya no se ven aquellos niños quemados, despellejados. Los adultos toman el sol incluso a horas de gran intensidad, pero se aplican cremas fotoprotectoras. Con esas cremas de protección solar hay un grupo de gente que incluso se pasa de frenada. Con todo, el grupo sobre el que menos hemos influido es el de los adolescentes. Ahí es donde todavía queda un campo activo para la prevención.

-Supongo que le gustaría que el bronceado pasara de moda.

-Hubo un momento en que no lo estaba. Lo puso de moda Coco Chanel de una forma accidental. Pero le diré que antes había gente que se aplicaba preparados con plomo o mercurio para blanquear la piel, lo cual era mucho peor.

-El sol ¿es más bien un amigo o un enemigo?

-Como en todo, hay un término medio. Sin sol vas a la osteoporosis de cabeza. Es antibacteriano y relajante, pero también produce mutaciones y tumores. Entre ellos, el temido melanoma. Lo peor son las exposiciones intensas y discontinuas. Es decir, ir un día, quemarse y no volver hasta el año que viene para quemarse otra vez. Eso es lo peor, especialmente en la infancia y la adolescencia. Por otro lado, la exposición continuada al sol puede tener un efecto protector para algunos tipos de melanoma.

-Toquemos otro palo. Esas cremas tan caras, de belleza, antiedad... ¿de verdad sirven para algo?

-Aplicarse una crema es efectivo para mantener una piel menos envejecida. Hay otras tres medidas que también ayudan: usar fotoprotección, no fumar y usar gafas de sol. Si una crema es más eficaz que otra, es algo sobre lo que no existen evidencias científicas que se publiquen en revistas serias.

-Por tanto esas diferencias de precio...

-Responden únicamente a la publicidad. Las cremas constan en un 80 o 90 % de agua. Que una crema cueste, por ejemplo, doscientos euros, no tiene ningún fundamento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos
Tags
Comentarios

«Con la protección solar, hay un grupo de gente que se pasa de frenada»