La universidad gallega para contra los grados de 3 años

redacción / la voz

SOCIEDAD

La huelga de estudiantes, profesores y personal de administración cerró las facultades pero sacó a poca gente a la calle

25 mar 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

La segunda huelga en la universidad española en el 2015 contra el decreto que permite los grados de tres años (el conocido como 3+2) se saldó en Galicia con el cierre generalizado de las facultades pero manifestaciones muy poco concurridas. En España hubo incidentes en Madrid -tanto en la Complutense como en la Autónoma- pero en general la jornada transcurrió con tranquilidad y escasísima actividad en los campus.

En Galicia, la huelga fue mayoritaria pero a la hora de salir a la calle hubo menos concurrencia. En la Universidade de Santiago, tanto el alumnado como el profesorado y el personal de administración y servicios apoyaron masivamente la convocatoria, a la que también estaban llamados, sin tanto éxito, los alumnos de secundaria. Aulas vacías y una manifestación en la que participaron en torno a un millar de alumnos fueron las características de la jornada.

En Vigo, más de trescientas personas se manifestaron por las calles del centro en una protesta que transcurrió sin incidentes y en la que dominaban los estudiantes sobre el profesorado y otro personal adscrito al sector de la enseñanza. Con gritos y pancartas denunciaron lo que consideran una privatización de la universidad a través de los tres años de grado, porque implica dos de máster si se quieren completar los estudios, y el máster es más caro que el grado. A esto se suman, según el colectivo, un sistema educativo cada vez más debilitado, con menor financiación y mayor inversión de capital privado. Los estudiantes vigueses creen que están siendo expulsados de la enseñanza superior de forma paulatina mediante el encarecimiento de las tasas, a la vez que aumentan los recortes en becas, lo que, a su juicio, deja a muchos jóvenes al margen de una adecuada formación. El colectivo cuenta con el apoyo de su rector: Salustiano Mato coincide el alumnado en que el decreto de Educación no protege la universidad pública y lo califica de «despropósito» al cambiar el sistema anterior (4+1), cuyos resultados aún no pudieron ser evaluados.