El exobispo escocés acusado de acoso sexual deja de ser cardenal

El papa Francisco acepta la dimisión del británico Keith O'Brien, quien había sido acusado en el 2013 de «comportamientos sexuales inapropiados hacia otros religiosos»


El papa Francisco aceptó la dimisión como cardenal del británico Keith Patrick O'Brien, quien había sido acusado de «comportamientos sexuales inapropiados hacia otros religiosos», lo que le llevó a renunciar como arzobispo de St. Andrews y Edimburgo en marzo del 2013. 

En un comunicado del colegio cardenalicio emitido este viernes se informa de que el pontífice ha aceptado la renuncia de O'Brien «a todos los derechos y prerrogativas de los cardenales» y que ésta llega «después de un largo itinerario de oración» del religioso. En el documento se explica que Bergoglio manifiesta a todos los fieles de la Iglesia de Escocia su cercanía pastoral y «les anima a continuar con confianza el camino de renovación y reconciliación».

Tras surgir algunas denuncias, el 3 de marzo del 2013, pocos días antes de que comenzará el cónclave en el que se eligió a Francisco como papa, O'Brien, nació el 17 de marzo de 1938, pidió perdón al admitir que su «conducta sexual» estuvo «a veces» por debajo de los estándares que se esperaban de él «como sacerdote, arzobispo y cardenal». Asimismo, un hombre de 50 años, casado y con hijos, le acusó de haber abusado sexualmente de él cuando era estudiante en un seminario y tenía 19 años. A pesar de que tenía derecho a participar en el cónclave, ya que en el 2013 tenía 74 años, ante la polémica el cardenal británico decidió no viajar a Roma.

En mayo del 2013, el Vaticano informó de que el cardenal británico abandonaba Escocia durante unos meses «para un periodo de penitencia», y no precisó el lugar adonde iría. Cualquier decisión sobre el destino futuro del cardenal «se concordará con la Santa Sede», agregó entonces la nota. «Pasaré el resto de mi vida en retiro. No voy a desempeñar ningún papel en la vida pública de la Iglesia Católica de Escocia», indicó entonces O'Brien en un comunicado.

Esta decisión se trata de un acto de extraordinaria relevancia, pues es la primera vez desde 1927 en la que un cardenal presenta su dimisión. Aquel año, fue el papa Pio XI quien aceptó la renuncia, previamente solicitada, del teólogo y jesuita francés Louis Billot. La razón que se dio entonces para justificar el cese de sus responsabilidades fue la de motivos políticos y no por comportamientos de naturaleza sexual, como ha ocurrido en esta ocasión. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El exobispo escocés acusado de acoso sexual deja de ser cardenal