Lo que de Verdad Importa: cómo encarar las dificultades

Un egipcio hecho a sí mismo, un niño ciego que se convirtió en campeón olímpico y una madre coraje, protagonistas en A Coruña


redacción / la voz

«La ceguera es un don». Lo dice Enhamed Enhamed, nadador y tetracampeón en las paraolimpiadas de Pekín 2008. La frase de Enhamed representa la esencia del congreso Lo que de Verdad Importa, que un año más arranca su periplo -esta es la sexta edición- en A Coruña y empieza una gira por toda España. Lo que va a contar Enhamed Enhamed a los 1.500 jóvenes de toda Galicia que desde hace 15 días han agotado las entradas del Palexco coruñés es que «una vez que la ceguera pasó de ser una excusa para convertirse en una ocasión» él pudo cambiar su vida, y sobre todo conocerse a sí mismo, dar lo mejor de sí.

Lo que de Verdad Importa es un congreso que va de eso, de «esfuerzo, superación, solidaridad y ganas de vivir», en palabras de Felipa Jove, presidenta de la Fundación María José Jove, una de las muchas entidades colaboradoras de este encuentro gratuito, apolítico y abierto a todos que busca inspirar a los jóvenes.

Porque pensando en ellos nace un encuentro que cada año trae a personas que han hecho limonada con los limones que la vida les regaló. Como Anne Dauphine Julliand, que se encontró con que a su hija Thaïs le diagnosticaron a los dos años una enfermedad incurable que acabó con ella un año y pico después; la lucha de esta madre por alegrar la poca vida de su hija es otro ejemplo de cómo alguien a quien le quedan «pocos momentos de felicidad» elige «vivirlos».

Y también hablará Amuda Goueli, quien no duda en definirse: «Soy afortunado». Nacido en una familia pobre en Egipto, no supo lo que era la luz eléctrica hasta los ocho años. Llegó a España en avión, aunque se ve reflejado en los que arriban en patera, y cuando viajaba «solo compraba pan, porque no tenía dinero». Así conoció Galicia en los años ochenta, donde hoy vuelve, aunque ya «en un hotel como de cinco estrellas». Hoy es el consejo delegado de destina.com, una de las principales agencias de viajes online, porque aunque de joven se autocompadecía de todos sus males con un «no hay derecho» llegó un momento en que decidió actuar. Y le dio resultado: «Cuantas más dificultades vences, más crédito tienes -dice Goueli- y todas esas dificultades que pasé las aplico a la empresa. Eso me ha servido más que estudiar en Harvard».

«Detesto la palabra 'fácil'»

Enhamed Enhamed es de la misma opinión. ¿Qué pasaría si no se hubiese quedado ciego a los ocho años? «No habría aprendido a nadar», responde. Y claro que las cuatro medallas de oro no le llegaron por la ceguera, sino por las siete horas diarias de entrenamiento que dedicó durante doce años, pero él sabe que la falta de vista fue el camino: «Tengo clarísimo que si no me hubiese quedado ciego no estaría aquí sentado». Y recalca que el gran problema es que, cuando la suerte nos sonríe, buscamos que las cosas sean «fáciles»: «Detesto la palabra ?fácil?, es lo que nos está matando. ?Consigue esto fácil, abrelatas fácil, aprende inglés de forma fácil?.? Es una especie de bloqueo, la solución fácil no enseña, no se aprende nada con ella, no te va a mejorar. A mí nada me ha resultado fácil, pero sí gratificante».

Un espectador, un kilo de comida

«Para que los jóvenes participantes vean que ellos también pueden mejorar el mundo que les rodea -dijo Carolina Barrantes, directora de Proyectos de Lo que de Verdad Importa- hemos decidido en esta edición recoger alimentos, y animamos a traer a cada persona un kilo de comida no perecedera». Todo lo recaudado se entregará a la Cocina Económica, en este caso de A Coruña, donde cada día se alimentan alrededor de 600 personas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Lo que de Verdad Importa: cómo encarar las dificultades