Innovación verde para el sector lácteo

Galicia lidera en España un proyecto europeo de aplicación tecnológica para que las empresas y explotaciones tengan una producción más sostenible


redacción / la voz

Una producción láctea sostenible y más respetuosa con el medio ambiente no solo es algo deseable, sino que también puede ser más rentable y ayudar a reducir los costes y mejorar la competitividad del sector. La clave está en la innovación, en el desarrollo tecnológico que aumente la eficiencia energética de las explotaciones reduciendo, por ejemplo, el consumo de energía y agua en los procesos de producción. Y este es, precisamente, el objetivo del proyecto europeo Susmilk, integrado por veintiún socios comunitarios y que en España está liderado por cuatro entidades gallegas: la Fundación Empresa-Universidade Galega (Feuga), el Aula de Productos Lácteos de la USC y por las empresas Feiraco y Queizuar.

La iniciativa, que se puso en marcha en el 2013, ha dado ahora un paso decisivo con la creación por parte del Feuga de la plataforma Greendairy.net, una red que conecta a empresas lácteas, centros de investigación y proveedores de tecnología. De lo que se trata, en esencia, es de aprovechar la innovación en este campo para desarrollar nuevos sistemas de ahorro energético que permitan disminuir en un 50 % el coste energético de las instalaciones de producción de leche y derivados y ahorrar el gasto de agua un 30 %.

«Lo que se pretende es aprovechar la tecnología que ya existe o que pueda llegar a desarrollarse para aplicarla al sector lácteo, que, por lo general, y no solo en Galicia, es bastante reacio al cambio. Queremos probar que con un sistema más eficiente se gana en competitividad, y más también en un momento en el que el consumidor exige que los productos tengan una menor huella de carbono, que se reduzca el consumo de combustibles fósiles», explica Ángel Pereira, coordinador del proyecto en Queizuar.

Placas termosolares

Esta quesería, con base en Touro, es la que tiene más avanzada su participación en el programa europeo, que cuenta con una financiación global de siete millones de euros. La empresa ha instalado, dentro del proyecto, varias placas termosolares para calentar el agua de la lavadora que se utiliza para la limpieza de los palés, moldes y placas, una tecnología desarrollada por una compañía austríaca que también participa en Susmilk. Este sistema se combina con el uso de una caldera de biomasa, otra energía sostenible, que opera cuando la radiación solar es insuficiente. Hace unos días también se ha instalado un programa informático que permite acceder a este tipo de energía al circuito de forma automática, en función de la previsión meteorológica a tres días.

Feiraco, por su parte, pondrá a prueba en colaboración con dos socios italianos una nueva tecnología de refrigeración.

Al desarrollo de las innovaciones verdes y a conectar intereses ayudará la plataforma lanzada por el Feuga. «No solo nos interesa el ahorro energético, sino que también tenemos una comunidad específica para todo lo que tenga que ver con la sostenibilidad del sector lácteo. Queremos conocer, además, las experiencias de otros países y ver si son extrapolables», explica Ana Muñiz, coordinadora de la iniciativa en Feuga.

Susmilk

El proyecto europeo Susmilk para mejorar la eficiencia energética de la industria láctea tiene un presupuesto de siete millones de euros. Lo que se ha puesto en marcha ahora es la red Greendairy.net para conectar a todos los interesados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Innovación verde para el sector lácteo