Corea del Sur despenaliza el anacrónico delito de adulterio

Todavía está castigado con la cárcel en más de veinte países, en seis de los cuales también se paga con la muerte


redacción / la voz

El Tribunal Constitucional de la avanzada y tecnológica Corea del Sur ha tumbado un anacronismo histórico: ha dictado una sentencia en la que despenaliza el adulterio, una conducta tipificada hasta ahora con penas de hasta dos años de cárcel para los infieles y sus amantes. Era de los pocos países desarrollados que aún mantenían esta condena en su legislación, aunque el castigo todavía se mantiene en más de veinte países de todo el mundo, fundamentalmente en Asia y África.

Todos ellos contravienen el Convenio Internacional sobre Derechos Civiles de la ONU, que considera que la criminalización de las relaciones consentidas entre adultos supone una «violación de su derecho a la privacidad». Pero lo más grave es lo que ocurre en seis países que encabezan la lista negra en el castigo por adulterio, en los que mantener una relación fuera del matrimonio se paga con la vida. La pena no es la cárcel, sino la lapidación. Es lo que ocurre en Arabia Saudí, Irán y Sudán, donde esta práctica se persigue de oficio, lo que significa que en los juicios no se tiene en cuenta la opinión del cónyuge, así como en Malí, Yemen y Pakistán. La lapidación es el castigo más común porque se considera un crimen contra la moral pública.

En los Estados donde el delito se paga con la cárcel la situación es muy variada y las penas oscilan desde los tres meses a los seis años de prisión. También existen casos particulares como el de Egipto, donde se prevé una pena de dos años de prisión para la mujer y de seis para el marido, aunque este solo se considera adulto si el acto sexual se comete en el domicilio conyugal.

También es sorprendente el hecho de que en algunos Estados de EE.UU., como Michigan, Maryland o Carolina del Sur, aún está considerado como delito, aunque muy raramente se abren procedimientos penales. Algo similar es lo que sucede en Costa Rica, aunque en este caso la ley solo contempla multas que no llegan a aplicarse. En México, esta práctica aún desapareció del Código Penal hace tres años.

Viola la libertad individual

En el caso de Corea, el Tribunal Constitucional considera que el artículo del Código Penal que castigaba el adulterio con la cárcel «viola la libertad de los individuos para elegir a sus parejas sexuales y su derecho a la privacidad». Los magistrados entienden que la legislación se ha quedado «obsoleta» y que «ya no refleja la forma de pensar de los surcoreanos».

Desde que la norma entró en vigor, en el año 1953, unos 53.000 surcoreanos fueron procesados por adulterio. La reforma aprobada ayer obtuvo el respaldo de siete magistrados, aunque otros dos votaron en contra porque consideraban necesaria la ley que hasta el momento estaba en vigor para preservar la moral y proteger la institución del matrimonio. Entre 1990 y el 2008, el Tribunal Constitucional la mantuvo en cuatro ocasiones.

Aunque Corea del Sur es el país desarrollado en los que más tarde se ha derogado la normativa, en otros europeos hace no tantos años en los que fue despenalizado. En Rumanía dejó de ser delito en el 2004; en Austria, en 1996, y en Suiza, en 1989. En España la reforma se realizó en 1978, antes que otros países europeos como Grecia (1981) y Portugal (1982).

La reforma dispara la venta de condones

El principal fabricante de preservativos de Corea del Sur, Unidus, vio ayer como se disparaban sus acciones en la Bolsa de Seúl justo después de que el Tribunal Constitucional despenalizara las relaciones extramatrimoniales en el país asiático. La firma con sede en Seúl, que produce unos 50 millones de preservativos cada año para diferentes mercados de todo el mundo, ha acogido con optimismo la «inesperada» subida de su capital bursátil.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Corea del Sur despenaliza el anacrónico delito de adulterio