Los grupos provida pierden el pulso en la reforma de la ley del aborto

El PP limita los cambios a que todas las menores, incluso las de 16 y 17 años, necesiten el permiso de sus padres para interrumpir el embarazo


redacción / la voz

Tras dos años y medio de polémicas y manifestaciones, el aborto en España seguirá siendo libre hasta la semana 14 de gestación, lo que a todas luces es una derrota de los colectivos provida más conservadores. Ayer, el grupo del PP en el Congreso presentó una proposición de ley para reformar la normativa en vigor solo en un punto: que todas las menores, de cualquier edad, deban contar con el consentimiento de sus padres o tutores para practicarse un aborto; la ley actual, del 2010, contemplaba la posibilidad de que las chicas de 16 y 17 abortasen sin que sus padres lo supiesen si alegaban conflictos con ellos por esa decisión. Con el cambio, que previsiblemente se aprobará en primavera, las jóvenes que tengan problemas familiares tendrán que recurrir al juzgado de familia para dirimirlos.

El portavoz del grupo popular, Rafael Hernando, explicó ayer la posición de su partido y recalcó que esta reforma era la única que se incluía en el programa del PP para las elecciones de noviembre del 2011. También apuntó que los cambios no fueron más profundos porque no tuvieron apoyos suficientes: «Nuestra decisión de no ir más lejos -dijo Hernando- ha sido la falta de existencia de consenso. En una materia como esta, independientemente de cuestiones morales o religiosas de cada uno, hay que pensar en el conjunto del modelo social, y hay una parte que tiene que ver con un recurso que tiene que resolver quién tiene que resolverlo», en alusión al recurso que tiene pendiente la ley en el Tribunal Constitucional.

Después de la noticia, el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, salió al paso explicando que la propuesta del PP es «razonable» y que el aborto con permiso paterno es «una garantía» para las menores que pasan por un trance «tan tremendo».

La noticia, aunque esperada, generó muchas reacciones en ambos sentidos. Los que se mostraron más indignados con la propuesta fueron los grupos provida, que ya se oponían a la reforma Gallardón a pesar de que esta era la más restrictiva de Europa -no se podía alegar malformación para el aborto y en cualquier caso que no fuese violación la mujer tenía que obtener el permiso de terceras personas-. Estas organizaciones mantienen sus marchas y califican la propuesta del PP de «broma macabra» y «fracaso». En el otro extremo están quienes consideran que la reforma desprotege a las jóvenes más vulnerables, cuyo entorno no les da libertad ni apoya sus decisiones. En este lugar están la oposición de izquierdas, los colectivos feministas, las clínicas abortistas y hasta la oenegé Save the Children.

Más neutros fueron la Sociedad Española de Contracepción, que considera la reforma innecesaria por el pequeño número de mujeres afectadas; el PNV, que apoyaba la ley actual; y UPyD, que se opone a la reforma por considerarla una «chapuza».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los grupos provida pierden el pulso en la reforma de la ley del aborto