Logran regenerar córneas ulceradas con las células madre del útero

Raúl Romar García
r. romar REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

Un equipo gallego-asturiano creó la terapia, aplicable para desinfectar lentillas

12 feb 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Visión borrosa, sensibilidad a la luz (fotofobia), dolor... Son síntomas de la ulceración de la córnea, una enfermedad oftalmológica muy común causada principalmente por el ojo seco, infecciones o por el recurrente uso de lentes de contacto. Suele tratarse con gotas oftalmológicas usadas en clínica, pero ahora un equipo de investigadores gallegos y asturianos ha encontrado un nuevo tratamiento que permite la regeneración de la córnea y de una mayor eficacia que el convencional. Pero lo más sorprendente es que la terapia se fundamenta en la acción de células madre uterinas, que se obtienen mediante un método poco invasivo, con una simple citología, y que presentan una enorme capacidad de multiplicación en cultivos de laboratorio. No se trata de inyectar células madre del cérvix del útero en la cornea, sino de aplicar un producto elaborado a partir de las sustancias que secretan en un medio líquido con nutrientes y fácilmente convertible en polvo o en una solución acuosa manejable y fácilmente aplicable en la zona dañada.

«No necesitamos trabajar con células vivas, sino con un producto derivado de ellas que mantiene todas sus propiedades», explica el médico de Fene Francisco Vizoso, director de investigación del Hospital de Jove (Gijón), donde se ha realizado el estudio publicado en Investigative Ophthalmology & Visual Science y en el que han participado científicos del Centro de Investigación en Medicina Molecular y Enfermedades Crónicas (Cimus) de la Universidade de Santiago; del departamento de Optimetría de la misma institución y del Servicio de Microbiología y Oftalmotología del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (Chus).

La investigación, financiada por la Fundación para la investigación con Células Madre Uterinas (Ficemu), una institución sin ánimo de lucro de Gijón, se ha probado con éxito en ratas. El tratamiento no solo promovió la regeneración del tejido dañado, sino que también demostró una acción antiinflamatoria y antibacteriana. Este último aspecto no es menos importante, porque la solución desarrollada se comparó con dos líquidos comerciales utilizados para la desinfección de las lentillas y se comprobó que los resultados eran mejores. «Mejora las soluciones comerciales, al menos para las dos cepas bacterianas que probamos, la E. Coli y la Staphylococcus epidermidis, dos de los patógenos más comunes que provocan infecciones en el ojo», explica Román Pérez Fernández, del departamento de Fisiología y Cirugía del Cimus y uno de los coordinadores del trabajo.