Miles de firmas en change.org piden al Arzobispo de Granada que «denuncie en comisaría» los casos de abusos

Miguel Ángel Hurtado, que fue víctima de abusos en su adolescencia por parte de un párroco, pide que la Iglesia comience a actuar


Miguel Ángel Hurtado fue víctima de abusos cuando era un adolescente. Después de su experiencia, un párroco de Barcelona abusara de él cuando tan solo contaba con 16 años, Hurtado ha decidido tomar cartas en el asunto y ha puesto en marcha una campaña para pedir al arzobispado de Granada que actúe contra los abusadores. Su iniciativa, realizada en Change.org, ha ya conseguido casi 150.000 firmas.

Dirigida a la Conferencia Episcopal Española y con el título «Rezar no es suficiente», Miguel Ángel Hurtado pide al Arzobispo de Granada que tome inmediatamente medidas contra los abusos a menores porque «el mal triunfa cuando las buenas personas no dicen nada».

«La violencia sexual florece en un clima de secretismo. Los niños permanecen en riesgo mientras siga en vigor la ley del silencio. Cuando la violencia sexual es expuesta públicamente las víctimas comienzan a sanar. Cualquier ciudadano que tenga información valiosa sobre casos de pederastia debe acudir siempre a la policía, no a las autoridades eclesiásticas. Solo así podremos evitar otros casos como el de 'Daniel'», reza la petición de Change.org, una solicitud que él mismo ha calificado de muy «difícil de escribir».

«Desgraciadamente conozco en primera persona el trauma de ser abusado por alguien en quien confías. En mi adolescencia, fui abusado por un sacerdote», describe el firmante de la petición quien además asegura que cuando contó a los superiores lo sucedido, la respuesta que consiguió fue precisamente el encubrimiento y el secretismo: «Años después quise denunciar los hechos, pero desgraciadamente como en tantos otros casos, el delito había prescrito. Desde entonces decidí contar públicamente mi historia para evitar nuevos casos».

Asegura que después de seguir con horror la detención de los tres sacerdotes y el profesor de Religión de la Archidiócesis de Granada, está realmente preocupado porque el Arzobispo no está haciendo lo suficiente para ayudar a esclarecer los hechos. «Su respuesta más visible ha sido postrarse ante el altar mayor de la Catedral para pedir perdón por los 'escándalos' que han afectado a la Iglesia. Estas acciones simbólicas pueden tranquilizar conciencias, pero no protegen a los niños. Solo los hechos concretos les protegen», denuncia.

Con estas circunstancias, este afectado exige a la Iglesia que extraiga de raíz el problema que suponen los abusadores y para ello propone cuatro medidas. En primer lugar, exige a los responsables de los organismos superiores de la Iglesia que en sus apariciones públicas animen a las víctimas y a posibles testigos a denunciar los delitos de este tipo en comisaría. Además, al Arzobispo de Granada le recomienda incluir en la página web de su diócesis una campaña contra el abuso sexual, que incluya animar a sus feligreses a acudir a la policía si tienen información sobre posibles casos de pederastia y «que enfatice que encubrir la violencia sexual con menores no solo es un delito, sino un grave pecado».

Miguel Ángel Hurtado pide también que el responsable de la diócesis granadina visite todas las Iglesias donde los acusados han trabajado y «anime a sus empleados y feligreses a acudir a la policía si tienen información sobre posibles casos de pederastia», así como que suspenda a todo sacerdote, obispo, seminarista, diácono, profesor de religión o cualquier otro empleado «que haya sido acusado creíblemente o haya encubierto casos de pederastia». «Que inmediatamente les denuncie en comisaría y entregue todas las potenciales pruebas y documentos incriminatorios a la policía», sentencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Miles de firmas en change.org piden al Arzobispo de Granada que «denuncie en comisaría» los casos de abusos