El miedo al ébola llega a Nueva York

EE.UU. aísla a amigos y novia del nuevo enfermo, que viajó en metro y fue a una bolera

Abrazo entre el presidente Obama y la recuperada enfermera Nina Pham en la Casa Blanca.
Abrazo entre el presidente Obama y la recuperada enfermera Nina Pham en la Casa Blanca.

nueva york / corresponsal

Craig Spencer, médico de 33 años, se convirtió el jueves en la cuarta persona diagnosticada con ébola en EE.UU. y la primera en la ciudad más grande de ese país: Nueva York. El médico que permanece en aislamiento en el hospital Bellevue de Manhattan había llegado a la ciudad el 17 de octubre procedente de Guinea. En el país africano había trabajado con Médicos Sin Fronteras en un centro para el tratamiento del ébola. Se desconoce cómo se contagió ya que, según las primeras informaciones, utilizó en todo momento el traje de protección.

Spencer acabó su trabajo en Guinea el 12 de octubre y dos días después voló a Nueva York vía Bruselas. Ni durante el viaje, ni en los primeros días tras su regreso mostró ningún síntoma de la enfermedad, por lo que hizo vida normal aunque siguiendo el protocolo marcado de tomarse dos veces al día la temperatura. Pero el jueves comenzó a tener síntomas: fiebre de 38 grados, náuseas, dolor y fatiga. El doctor Spencer se dirigió al hospital y allí fue aislado. Desde entonces, las autoridades sanitarias investigan todos los movimientos del médico afectado los días anteriores a su ingreso.

Cuando ya habían comenzado los síntomas, el facultativo tuvo contacto con dos amigos y su novia y los tres han sido puestos en aislamiento, aunque no muestran síntomas. Además, la noche antes de sentirse enfermo, Craig Spencer viajó en tres líneas de metro desde Harlem, donde vive, hasta Brooklyn, para ir a una bolera. La doctora Mary Travis Basset, responsable del servicio de salud de Nueva York, aseguró ayer que cuando Spencer viajó en metro «no tenía aún fiebre por lo que las posibilidades de que las personas que compartieron el transporte con él se hayan contagiado son casi nulas».

En cuanto a la bolera en la que estuvo el médico, fue precintada el mismo jueves para proceder a su desinfección siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias. El parte médico de ayer sobre la salud de Craig Spencer aseguraba que estaba consciente y estable y que utilizaba su móvil para mantener contacto con sus familiares.

Ayer recibió el alta médica fue Nina Pham, la primera enfermera contagiada de ébola en el país. Pham, que formó parte del equipo que atendió al liberiano Thomas Eric Ducan, ingresó en primer lugar en el hospital Presbiteriano de Dallas pero fue trasladada a uno de los cuatro centros de referencia para el tratamiento del ébola de EE.UU. el pasado 16 de octubre.

«Bentley» da negativo

En el momento del alta, la enfermera tuvo palabras de agradecimiento para Kent Brantly. El doctor Brantly que fue expatriado a EE. UU. desde África cuando enfermó hace tres meses, donó su sangre tras curarse para el tratamiento de la enfermera. Pham aseguró también que estaba deseando reunirse con su perro, Bentley. Al contrario de lo que sucedió en España con el perro de Teresa Romero, las autoridades pusieron en cuarentena al can de Nina Pham y el miércoles dijeron que el perro estaba sano y que había dado negativo en el test del ébola.

Además, ayer, Pham viajó a Washington para reunirse con el presidente Obama en Casa Blanca. La otra enfermera contagiada en Dallas, Amber Vinson, continúa en aislamiento pero evoluciona bien porque las últimas pruebas no detectan ya rastro de virus en su organismo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El miedo al ébola llega a Nueva York