Teresa Romero, pendiente de confirmar que está libre del ébola

Las 15 personas aisladas en el Hospital Carlos III siguen sin presentar síntomas del virus. SIGUE AQUÍ TODA LA INFORMACIÓN SOBRE LA CRISIS

;
El hermano de Teresa ya sonríe José Ramón aparece más aliviado ante las buenas noticias del estado de la auxiliar

Hacen falta dos negativos en 48 horas para confirmar que un paciente ha vencido al ébola. Y los doctores que atienden a Teresa Romero esperan que, en su caso, ocurra muy pronto. La evolución de su estado de salud apunta a que el sistema inmunitario de la auxiliar de enfermería ha ganado la pelea. Ya han pasado 21 días desde que mostró los primeros síntomas, y no hay casos documentados de recaídas una vez se superan las dos semanas.

Tres de los cuatro nuevos casos sospechosos, aislados desde el pasado jueves, esperan los resultados de la segunda prueba que descarte la infección por ébola. Las primeras PCR salieron negativas. Por su parte, el misionero de la orden de San Juan de Dios recibió el alta médica tras una segunda analítica que descartó su contagio. Según explican desde el hospital Carlos III de Madrid, la prueba definitiva se debe hacer 72 horas después del comienzo de los síntomas. En el caso de este paciente, que llegó el pasado sábado desde Liberia, ya habían transcurrido. Fue el último en llegar pero el primero en salir.

El caso que más preocupa es el del enfermero ingresado en el hospital de La Candelaria (Tenerife). Este cooperante regresó el pasado lunes de trabajar en un hospital de Sierra Leona con pacientes de la epidemia. De momento, sus análisis han dado positivo en malaria -que puede provocar un cuadro de síntomas similar-, y negativo para ébola. Los otros dos hospitalizados en el Carlos III siguen con síntomas. Los resultados de sus pruebas se conocerán el domingo.

Ninguna de las 15 personas que se mantienen en observación, en la quinta planta del Instituto de Salud Carlos III, ha mostrado síntomas. Estos pacientes mantuvieron contacto con Teresa Romero durante la etapa infecciosa de su enfermedad. Aunque hasta el 27 de octubre no podrán recibir el alta, ya han superado la franja en la que es más probable que se manifiesten síntomas -entre 8 y 12 días desde el contagio-.

Reacciones políticas

Tras un jueves y un viernes convulsos, la tranquilidad ha vuelto a la faceta clínica de la crisis del ébola. No así a la política, en la que los principales partidos de la oposición han elevado el tono de las criticas a la gestión que ha desempeñado el Gobierno desde que, el pasado 6 de octubre, se confirmó que Teresa Romero tenía ébola. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha aseverado durante el Congreso Extraordinario de su partido en Castilla y León -celebrado en Valladolid- que lamenta que España tenga «una vicepresidenta que se ocupa de la sanidad, una ministra de Sanidad que no se ocupa de nada y un presidente ausente».

Además, el líder socialista ha recalcado su apoyo a los profesionales de la salud, que desempeñan su tarea a pesar de los «recortes». Estos, aseguró Sánchez, le han transmitido su sensación de «desamparo y desvergüenza» por «el desmantelamiento de la sanidad pública». También transmitió su «cariño» tanto a la auxiliar de enfermería como al resto de su familia.

Entre las reivindicaciones de Sánchez ha encontrado un hueco el aumento de las ayudas a la cooperación para el desarrollo que llevó a cabo, en su momento, el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. De llegar al gobierno, aseguró el secretario general socialista, recuperará esas partidas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos

Teresa Romero, pendiente de confirmar que está libre del ébola