Un bombero patenta una camilla de rescate que agiliza la evacuación de las víctimas

EFE

SOCIEDAD

Morell | EFE

La diferencia de esta tabla es su curvatura, que hace que la evacuación no repercuta en la espalda del herido

14 oct 2014 . Actualizado a las 21:38 h.

Un bombero de Alicante ha creado y patentado una nueva tabla de salvamento para evacuar a accidentados de tráfico que tiene como cualidad la de agilizar la extracción de las víctimas del interior de los vehículos, lo que a su vez ayuda a ganar tiempo para ser atendidos por los médicos.

El inventor de esta innovadora camilla de rescate de fácil manejo es el bombero del parque de Alicante José Javier Tárraga, quien la patentó el pasado julio a nivel nacional y que está en trámites de hacerlo a escala europea bajo la denominación «tabla J», en referencia a su nombre.

En declaraciones a EFE, Tárraga ha relatado que desde hace un tiempo esta tabla es usada con buenos resultados por los 170 efectivos del parque de Alicante, y ha añadido que en las últimas fechas también se han interesado por contar con ella los parques de Valencia, Murcia, Madrid, Granada y Barcelona, y el Consorcio Provincial de Alicante.

La diferencia de esta camilla con las actuales es la curvatura, cuyos detalles Tárraga guarda en secreto, puesto que facilita el acceso al accidentado sin tener necesariamente que romper techo o puertas con maquinaria hidráulica, unas labores con algún riesgo que, además, dilatan en el tiempo de extracción del herido.

«La revolución de esta tabla es la curvatura, un secreto que prefiero no revelar», ha apuntado antes de explicar que «los grados aplicados hacen que la evacuación no repercuta en la columna vertebral y en los omoplatos, por lo que la víctima no sufre en el traslado».

De esta manera, ha asegurado, se contribuye a evitar que un posible pinzamiento sobre la columna vertebral del accidentado pudiera degenerar en un problema mayor, como una paraplejia o tetraplejia, por el uso de las camillas actuales, que son rectas.

Esta cualidad ergonómica de la curvatura permite la fácil colocación en la espalda del accidentado sin tener que mover la columna vertebral de la posición en que se encuentre, lo que ayuda a «ganar unos minutos vitales al paciente que pueden ser la diferencia entre la vida y la muerte».

Para el bombero alicantino, las otras tablas rectas obligan a tener que excarcelar a la víctima cortando el vehículo antes de proceder a la inmovilización introduciendo la camilla desde arriba.