La rapidez de Nigeria, modelo a seguir

El decidido seguimiento de los contactos de un enfermo logró parar allí el avance del ébola


redacción / la voz

Durante décadas, el ébola fue una enfermedad emergente sin gran urgencia para el mundo del medicamento, ahora compañías farmacéuticas y universidades se vuelcan en su estudio y formas de control.

1. Las vacunas. Es urgente encontrar una eficaz y segura. Aparte de las pruebas con los sueros canadiense y japonés, el pasado miércoles comenzó en Mali la vacunación de trabajadores de salud y otros que combaten en primera línea el ébola con una vacuna desarrollada por investigadores de la Universidad de Maryland (Estados Unidos). En las próximas semanas serán vacunados hasta 37 trabajadores para ver si es bien tolerada y estimula las respuestas inmunes de los sanitarios. Hasta septiembre había sido probada en primates de África occidental sin detectar efectos secundarios significativos, pero un consorcio impulsado por la Organización Mundial de la Salud y en el que participa también el Instituto Jenner de la Universidad de Oxford, además del fabricante GlaxoSmithLine Biologicals, ha acelerado los ensayos, que pronto se llevarán también a Gambia. En condiciones normales requeriría trámites éticos, normativos, técnicos y administrativos durante once meses, pero se hecho en dos y los trabajadores sanitarios de Mali han mostrado gran interés en participar, según el ministerio de Salud del país. Glaxo ya habría comenzado a fabricar 10.000 dosis y se espera que sea tan fuerte como para proteger del ébola.

2. Rapidez y contundencia. Ni la de Estados Unidos ni la de España. Tras registrar veinte casos de ébola surgidos de un único viajero llegado desde Liberia, desde el pasado día 5 Nigeria no ha comunicado ningún otro contagio, algo que podría significar, a juicio de un informe publicado en Eurosurveillance, que se ha producido una efectiva intervención temprana frente al virus. Todos los que tuvieron contacto con el enfermo fueron aislados de inmediato, separando los asintomáticos de los que mostraron fiebres, vómitos, diarreas..., que solo fueron dados de alta a los 21 días si dejaron de tener síntomas. El esfuerzo en el rastreo «implacable» de los contactos del enfermo habría sido clave frente a una epidemia que sigue sin control en Liberia o Sierra Leona, después de haberla recibido desde Guinea Conakry, donde el brote permaneció desapercibido durante semanas a partir de diciembre del 2013. En estos países los fallecidos alcanzan el 70 % de infectados.

3. Los modelos matemáticos, a escena. Los expertos científicos de distintas universidades africanas, en colaboración con sus colegas de las universidades de Arizona, Washington y Maryland, apuntan que en la actualidad en Liberia y Sierra Leona la reproducción de la epidemia alcanza tasas de dos nuevos casos por cada enfermo de ébola. ¿Cómo evitar que se propague aún más? Los períodos de incubación e infección (desde los primeros síntomas hasta la eliminación del virus) son importantes para evaluar el promedio de nuevos casos. Expertos en computación del Departamento de Ciencia e Ingeniería de Biosistemas de Zúrich han calculado, a partir de parámetros genéticos del virus en varios pacientes, un programa estadístico para evaluar su avance desde que fueron tomadas muestras de sangre en Sierra Leona, durante las primeras semanas del brote, hasta que emigró a la vecina Guinea en mayor y junio pasados. A partir de esos datos tomados por investigadores británicos y estadounidenses, han calculado que un «número reproductivo viral» de 2,18. Esto puede dar idea de la magnitud de la enfermedad, estimando incluso los casos no denunciados. En ese período, calcularon que «faltaban» un 30 % de casos en esas tomas de sangre. El objetivo sería reducir la tasa de reproducción por debajo de 1 (umbral epidémico para la reproducción), lo cual implicaría que se está frenando el mal. Para saberlo, deberían tener acceso a muestras de sangre actuales y así conocer su avance día a día. No obstante, hay cierta controversia, es un escenario parecido al del filo de una navaja. Menos brotes detectados podría inducir a pensar que el sistema de lucha funciona o que, al contrario, presenta fallos de detección.

4. Precaución, porque los datos también son precarios. Interpretar los datos resultantes de vigilar el día a día del ébola no parece fácil. La notificación de casos sospechosos, probables y confirmados puede toparse con un seguimiento inadecuado en algunas regiones de Liberia y Sierra Leona, con hospitales cerrados o que se encuentran desbordados.

5. Contagio a partir del día y medio de haberse infectado. Al crear un árbol filogenético del virus a partir de las muestras de sangre, y comprobar los cambios del ébola en el cuerpo de los pacientes, los investigadores habrían sido capaces de calcular el período de incubación de la enfermedad (alrededor de cinco días) y contagio. Al parecer, pueden transmitirlo entre día y medio y siete días después de haberse infectado. Esto ha servido para estrategias de choque en algunos barrios africanos a fin de contener la epidemia, y por ello se ordenaron toques de queda de 72 horas. Los que salían de ella sin síntomas, no eran portadores de la enfermedad. Claro que, aislados en un hospital, habrían recibido una segunda prueba de descarte.

6. Profesionales con experiencia y bien entrenados. El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades de Estocolmo alertó la semana pasada de extremar la preparación para una atención segura de los pacientes de ébola y prevenir su transmisión a Europa. Se refería no ya a los casos confirmados y evacuados médicamente por profesionales que deberían estar bien entrenados (se prevé que vayan en aumento pero reconoce que tampoco pueden eliminarse al 100 % los riesgos) o de aquellos viajeros con síntomas que puedan ser chequeados antes de partir de África o tras aterrizar. Incidía especialmente en los casos asintomáticos de viajeros que incuban (el período son generalmente de 8 a 10 días) y desarrollan los síntomas tras llegar. Más casos como el de Dallas son probables y sus recomendaciones inciden en mejorar la información a los propios viajeros y la formación y sensibilización de los profesionales de la sanidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos

La rapidez de Nigeria, modelo a seguir