Agencias
Excalibur, el perro de Teresa Romero, la auxiliar de enfermería contagiada de ébola, ya ha sido sacrificado. Posteriormente, el animal fue llevado a una incineradora de Paracuellos del Jarama.Han sido miembros del laboratorio de Seguridad Biológica de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) los que se han encargado de llevar a cabo el sacrificio del animal, «que no ha sufrido».A las 18.27 horas ha salido el furgón con el cadáver, lo que ha provocado el enfado de los concentrados a las puertas que se oponían al sacrificio. Al grito de «asesinos» y otro tipo de exabruptos, la furgoneta ha abandonado el lugar mientras los manifestantes seguían gritando y criticando la decisión. Cinco personas se han tirado al suelo en plan de protesta y otros tantos se han puesto a llorar. Hasta el lugar han acudido cinco furgonetas de la Unidad de Intervención Policial (UIP).Desde que ayer se conociera que la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid iba a sacrificar al animal para evitar el riesgo de contagio, más de 300.000 personas han firmado en las redes sociales para intentar frenarlo.De hecho, durante todo el día, a las puertas de la urbanización se han concentrado decenas de personas que pretendían impedir el paso del furgón que se llevara al perro. Al mediodía se ha vivido uno de los momentos de más tensión cuando una treintena de agentes, entre policía local y nacional, han empezado a disuadir a las personas concentradas.Ha habido «cargas», según los testigos, y una mujer ha tenido que ser trasladada en ambulancia tras resultar herida leve. Se trataba de una señora mayor y antes de irse se estaba quejando de que le dolía el hombro.La Consejería de Sanidad justificaba la decisión del sacrificio ayer en que el perro estaba en la vivienda en «estrecho y permanente» contacto con la paciente afectada por el virus y, de acuerdo con los hallazgos científicos disponibles, «supone un posible riesgo de transmisión de la enfermedad al hombre».Esta mañana el Tribunal Superior de Justicia de Madrid informaba de que el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Madrid había autorizado a la Consejería de Sanidad a entrar en la vivienda de la enfermera contagiada para que se procediera a coger al perro del matrimonio para su sacrificio.El permiso judicial se produce después de que ayer el marido de la auxiliar sanitaria se negara a permitir que se entrara en su vivienda, dado que su mascota es uno más de la familia. Ayer mismo, cedió temporalmente la custodia de Excalibur a una protectora animal.Enfrentamientos Una treintena de agentes de Policía Nacional y Policía Local de Alcorcón comenzaron a las 12.15 horas a desalojar al medio centenar de personas que se concentran desde primera hora de esta mañana para evitar que se sacrifique a Excalibur, el perro de la auxiliar contagiada de ébola.Al grito de «Excalibur, no estás solo» y «Ana Mato, dimisión», los concentrados se resistían a abandonar la puerta de la urbanización donde la enfermera y su marido residen en Alcorcón. De uno en uno, entre cuatro y cinco policías, intentaban dispersar a la fuerza a los allí congregados, lo que ha provocado momentos de «tensión». Este mediodía el abogado del presidente de la asociación Mascoteros Solidarios, Víctor Balladares, al que el esposo de la auxiliar infectada de ébola, había cedido de forma temporal la custodia de Excalibur ha comparecido para explicar que se ha desestimado el recurso presentado para evitar el sacrificio del mismo alegando que «la solicitud de medidas cautelarísimas de no sacrificio del animal no se corresponde con la resolución dictada puesto que no es un recurso contencioso administrativo sino de entrada en el domicilio».Valladares ha querido denunciar la situación y ha asegurado que no entienden esta resolución puesto que el recurso que presentaron solicitando las medidas sumarísimas de inviolabilidad del domicilio así como la petición de no sacrificio del animal incluye como primera alegación lo que argumenta el juez que no se va a realizar. Por este motivo, van a presentar «un recurso de apelación antes de las 15.00 horas», que según ha aclarado «lamentablemente» no tiene «efecto suspensivo». Ha querido dejar claro que aunque esta es «la última bala» de la que disponen, no tienen todas las esperanzas con ellos.#SalvemosaExcalibur, trending topic mundialLa oposición de muchos al sacrificio del perro de la auxiliar de enfermería infectada por ébola ha conseguido dar la vuelta al mundo transformando el hashtag #salvemosaexcalibur en el primer trending topic a nivel mundial. Numerosos internautas han criticado la decisión de las autoridades y son muchos los que a través de imágenes han ido narrando la sucesión de los hechos. «Un posible riesgo de transmisión al hombre»Según informaban esta mañana fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, las autoridades tienen permiso para entrar en la casa, situada en la localidad madrileña de Alcorcón, donde está solo Excalibur, con comida y agua para varios días. Y es que el marido de la auxiliar, Javier Limón, también permanece ingresado en el hospital para estudiar su evolución. Como medida preventiva, el Gobierno de la Comunidad de Madrid ordenó ayer sacrificar al perro de la pareja por entender que «supone un posible riesgo de transmisión de la enfermedad al hombre», ya que «vivía en estrecho y permanente contacto» con la paciente. La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha señalado en un comunicado que, según la información científica disponible, «existen datos que confirman el hallazgo de perros con anticuerpos positivos del virus del ébola», por lo que estos animales «pueden sufrir un proceso de viremia aunque se muestren asintomáticos». «En consecuencia, no existe garantía de que los animales infectados no eliminen el virus a través de sus fluidos orgánicos, con el riesgo potencial de contagio», añade.El esposo de la paciente se ha negado a que sacrifiquen a su mascota y ha denunciado en las redes sociales las intenciones de las autoridades de sacrificarlo, tras lo cual ha recibido numerosas muestras de solidaridad. El animal permanece solo en la casa, si bien tiene un saco de 15 kilos de comida y agua abundante en cubos y la bañera, además de las terraza abierta para que haga sus necesidades, según Javier Limón. Las autoridades sanitarias solicitaron ayer en el Juzgado el permiso para entrar en la vivienda de la auxiliar de enfermería con el fin de sacrificar a su perro y lo obtuvieron ante la situación de alerta sanitaria.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
103 votos
Comentarios

«Excalibur» ya ha sido sacrificado y será llevado a una incineradora de Paracuellos