El papa Francisco, Malala y Snowden, favoritos para el Nobel de la Paz

El premio, cuyo ganador se anuncia el próximo viernes, está este año más disputado que nunca con un récord de 278 nominados

El papa Francisco, Malala y Snowden
El papa Francisco, Malala y Snowden

Lennart Simonsson | DPA

El Premio Nobel de la Paz, cuyo ganador se anuncia el próximo viernes, está este año más disputado que nunca con un récord de 278 nominados, entre ellos el papa Francisco, la joven activista paquistaní Malala Yousafzai y el informante estadounidense Edward Snowden. Algunas de las decisiones pasadas del comité noruego que escoge al premiado generaron sorpresa o controversia. Inesperada fue por ejemplo la elección en el 2009 del presidente estadounidense, Barack Obama, cuando no llevaba ni un año en la Casa Blanca. En la siguiente edición el galardonado fue el disidente chino Liu Xiabo, que se econtraba encarcelado. Pekín criticó duramente esa decisión y sus relaciones con Oslo se resintieron.

Kristian Berg Harpviken es el director del Instituto de Investigación de la Paz de Oslo (Prio), que cada año elabora una lista de finalistas, aunque no está relacionado con el Premio Nobel en sí. Su favorito de este año es el papa Francismo. Durante su año y medio de pontificado, el argentino Jorge Bergoglio pidió una mayor distribución de la riqueza para fomentar la paz, llamó la atención sobre la situación de los migrantes o condenó la violencia de Estado Islámico, entre otros.

Más controvertida sería sin embargo la elección de Edward Snowden, que se encuentra prófugo de la Justicia estadounidense tras haber desvelado los programas de vigilancia masiva de los servicios secretos norteamericanos. O la de Chelsea Manning (antes Bradley Manning), el ex analista estadounidense que filtró miles de documentos a la web WikiLeaks. Galardonar a Snowden supondría enfrentarse a Estados Unidos, donde está considerado un traidor. También podría convertirse en un dolor de cabeza para Oslo en el caso de que Snowden decidiese salir de Rusia, donde está refugiado, para viajar a Noruega a recibir el premio. Se arriesgaría así a ser arrestado y a que Estados Unidos pidiese su extradición.

El informante estadounidense fue galardonado en septiembre con el premio «Nobel Alternativo», algo que desató diferentes reacciones en Suecia. La opinión pública y los medios suecos saludaron esa decisión pero el ministro de Exteriores de Suecia, Carl Bildt, prohibió que el anuncio se hiciese desde el edificio de su Ministerio. «Premiarle mostraría la independencia del Comité Nobel, que ha sido criticado por su excesiva cercanía a las autoridades noruegas», explicó por su parte a dpa el historiador Asle Sveen.

Junto a otros dos colegas historiadores, Sveen intentó también calibrar las opciones de los nombres que se conocen de entre las 231 personas y 47 organizaciones nominadas este año. Y es que aunque el Comité Nobel recomienda a quienes hacen las nominaciones que no revelen las propuestas, no hay reglas formales que lo prohíban, de ahí que algunos nombres trasciendan. Para Sveen el papa no tiene tantas posibilidades. Cree que hay un mayor apoyo para la nominación de Malala, la adolescente paquistaní que sobrevivió a un intento de asesinato talibán y que cuenta con un gran reconocimiento por su campaña de educación de las niñas. También Harpviken la considera una firme candidata.

Malala ya era una de las grandes favoritas para recibir el Nobel de la Paz el año pasado, cuando finalmente fue a parar a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), en pleno proceso de desarme químico en la convulsa Siria. «Concederle el Nobel de la Paz (a Malala) sería una señal muy fuerte», opina Sveen, que recuerda como mujeres y niñas del mundo musulmán se han convertido en objetivo de grupos extremistas como Boko Haram, en Nigeria, o Estado Islámico en Irak y Siria. No hay límite de edad para el Nobel de la Paz, aunque Malala, de 17 años, ha asegurado que es demasiado joven para recibirlo. Según Sveen también cabe plantearse si la concesión del premio contribuiría a aumentar su seguridad o incrementaría el nivel de las amenazas contra ella.

Putin, sin posibilidades

Quien ha visto prácticamente arruinarse sus opciones en medio del conflicto ucraniano es Vladimir Putin. El presidente ruso había sido nominado por sus esfuerzos para impedir que se atacase a Siria por sus armas químicas.

También está nominado el diario ruso Novaya Gazeta, crítico con el Kremlin. Si fuera premiado, no sólo podría suponer la indignación del gobierno de Moscú, sino «una mayor tensión entre las relaciones entre Occidente y Rusia», apunta Sveen.

Así, el Comité Nobel podría favorecer a la ginecóloga congoleña Denis Mukwege, que está al frente de un hospital que trató a miles de víctimas de violaciones cometidas por grupos combatientes en la República Democrática del Congo. También están nominados el experto en agricultura chino Yuan Longping, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, o la Organización de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales.

Al igual que el resto de los Premios Nobel, el de la Paz está dotado con 8 millones de coronas (1,1 millones de dólares/870.000 euros). Los galardones más prestigiosos del mundo fueron creados por el empresario sueco Alfred Nobel, inventor de la dinamita. A excepción del Nobel de Ciencias Económicas, que se entregó por primera vez en 1969.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

El papa Francisco, Malala y Snowden, favoritos para el Nobel de la Paz