Beatriz Martínez Figueroa: «Si le digo al Inem que estoy enferma no me pagan nada»

El Congreso debate su propuesta para proteger a enfermos de cáncer. «Me dicen que puedo trabajar porque no es físico»


Vigo / La Voz

Hace 17 meses que compagina su lucha contra el cáncer de mama y la lucha para que los enfermos oncológicos vean mejoradas sus condiciones laborales. La abogada viguesa Beatriz Martínez Figueroa ya ha recogido más de medio millón de firmas a través de Change.org. En febrero, el PP tumbó su iniciativa legislativa popular en el Congreso a favor de los enfermos de cáncer. El martes vuelve al Parlamento con una proposición de ley que presenta el BNG.

-¿Qué pide?

-Que se proteja a los enfermos de cáncer. Pedimos que se pague una pensión durante el tiempo de enfermedad y cuando hay riesgo de recaída, que es cuando las revisiones son cada menos de seis meses. Después, se revisaría. Si estás enfermo y tienes empleo, tu baja la cubre la empresa. Si estás en paro, no. La ley general de la Seguridad Social dice que a un enfermo se le debe reconocer la incapacidad si le incapacita para trabajar.

-¿Y no se cumple?

—No. A mí me dijeron que aunque esté enferma puedo trabajar igual, porque no realizo ejercicio físico. Pero si tomas morfina, ¿puedes trabajar? Hace un mes y medio tomé la dura decisión de dejar de consumir el tratamiento porque me impedía hacer incluso tareas básicas de mi vida cotidiana. Si impide eso, cuánto más el trabajar.

-¿Cuánto cobra, entonces?

-Llevo tres años con un subsidio de 426 euros al mes, con algún período de carencia.

-Pero no puede trabajar.

-En teoría, yo soy una persona sana, en las listas del paro. No podría estar enferma porque no cobraría nada.

-¿No cobraría nada?

-Tengo que decirle al Inem que no estoy enferma, si no, no cobro nada.

-Lleva mucho tiempo protestando. La han operado tres veces. En el Congreso ya le cerraron la puertay, en cuanto a la iniciativa del martes, la composición del Parlamento no ha variado... ¿Merece la pena?

-La huelga de hambre fue traumática, pero si no llego a denunciar públicamente esta situación, estaría criando malvas. Yo estaba al borde del suicidio. Llevaba dos meses en el sofá de mi casa mirando a un punto fijo, sin hacer nada. Expresar todo esto y estar ocupada lo evitó.

-¿Ha cambiado algo?

-Es mi gran indignación. Cuando veía que me iba a tener que retirar, porque recaía, pedí que alguien cogiera el testigo, en cualquier lugar. Pero no hubo nadie.

-¿No tiene apoyos de partidos o de asociaciones de pacientes?

-Los partidos podían haber llevado iniciativas a los parlamentos autonómicos o ayuntamientos. No me he sentido apoyada, a pesar de que he insistido mucho. De las asociaciones no tengo el apoyo oficial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
46 votos

Beatriz Martínez Figueroa: «Si le digo al Inem que estoy enferma no me pagan nada»