«Quiero salud, lo demás lo pongo yo»

Asegura que sueña con escuchar algún día la frase mágica de que el cáncer se pueda curar


A CORUÑA / LA VOZ

Sandra Ibarra celebraba ayer un aniversario muy especial: «Hace 12 años que me dijeron que había recaído». Como ocurrió la primera vez, la modelo vallisoletana no se amilanó y volvió a echarle un pulso al cáncer, sin ocultar su enfermedad ni esconderla. «Fui la primera mujer y la primera persona que salió en televisión diciendo: «Soy de Medina del Campo, quiero ser modelo, tengo cáncer y me estoy curando en la Seguridad Social». Recuperada ya totalmente, creó la Fundación Sandra Ibarra de Solidaridad Frente al Cáncer, de la que habló ayer en A Coruña en un curso de la UIMP sobre el papel de la comunicación en el tratamiento de las enfermedades oncológicas.

-¿Cómo ha evolucionado la información sobre el cáncer?

-Por mi experiencia, hace veinte años casi ni te daban la mano por si el cáncer era contagioso. No se decía la palabra cáncer, se ocultaba, porque cáncer era sinónimo de muerte. Hoy todavía se siguen utilizando muchos eufemismos y metáforas frente a la enfermedad, y por eso nos queda mucho camino por recorrer, tanto a la sociedad como a los medios de comunicación.

-Los medios siguen siendo reticentes a utilizar la palabra cáncer, ¿por qué?

-Porque es una enfermedad mitificada, cuando no se conoce el origen de las enfermedades se tiende a mitificarlas. Siempre se habla de la batalla contra el cáncer, lucha contra el cáncer, terrible enfermedad... Siempre utilizamos una terminología bélica alrededor del cáncer. Por eso, cuando creé la fundación, una de las primeras cosas que hice fue bautizarla como Solidaridad Frente al Cáncer. Es un poco como el trabajo que se está haciendo con la violencia de género, de positivizar el lenguaje. Pues hay que hacer algo parecido con el lenguaje del cáncer, que es muy obsoleto, muy mitificado, y yo siempre digo que no nos hacen daño las cosas, sino la idea que tenemos de las cosas. Psicológicamente tenemos una idea del cáncer que no se ajusta a la realidad.

-¿Es más una batalla psicológica que física?

-Ante la incertidumbre, ¿por qué siempre vamos a pensar que es algo negativo? Si no sabes qué va a pasar, ¿por qué siempre piensas que va a ser negativo? Un efecto secundario del cáncer es la incertidumbre. Como decía John Lennon: «La vida es lo que nos pasa mientras estamos ocupados haciendo otros planes». Yo he aprendido que uno nunca sabe lo que le va a pasar. Mi diagnóstico era malo, porque tenía un 95 % de la médula dañada, y aquí estoy. La esperanza tiene que estar contigo siempre, en cualquier cosa en la vida. Por eso necesitas vivir cada día, cada momento, durante enfermedad y cuando no la tienes también. Se nos olvida vivir

.

-¿A todos?

-Se nos olvida vivir a todos. Cada día de nuestra vida, a pesar de estos tiempos de crisis, convulsos y complicados, tenemos lo más importante: la salud. Yo siempre digo: «Quiero salud, lo demás lo pongo yo».

-¿De dónde sale ese positivismo? ¿Depende de uno mismo o del entorno?

-Yo creo que depende de uno mismo. Lo que tienes alrededor es una herramienta para salir adelante, pero pienso que la positividad se trabaja y al final se trata de poner positividad en tu vida. Tienes que pensar que tienes salud, que te puedes levantar y que te puedes ir a cumplir sueños. Hay gente que te sorprende con una sonrisa o con algo que no esperabas, y al final del día compruebas que te han pasado más cosas buenas que malas. Lo que pasa es que no prestamos atención, lo que no forma parte de nuestro universo, pensamos que no existe.

-Habla de sueños por cumplir. ¿Cuál le queda?

-El sueño que me queda por cumplir es poder escuchar algún día la frase mágica de que el cáncer se pueda curar. Levantarme un día y que un periodista escriba en un medio de comunicación ese titular. Eso es a lo que he destinado mi vida, mis esfuerzos y es lo que quiero que ocurra algún día.

-Ese es también el objetivo de su fundación.

-Al final, una fundación es una empresa en la que tienes unos fondos que tienes que destinar a una serie de proyectos. Nosotros vivimos de pedir, y en estos tiempos es muy complicado. Tienes que gestionar y hacerte especialista en muchos ámbitos, y la verdad es que no es nada fácil. Pero, bueno, nadie dijo que esto iba a ser fácil, y al ser una persona conocida puedes llegar a más sitios. Para mí sería más duro acostarme por las noches sabiendo que puedo ayudar a personas y no hacerlo.

SANDRA IBARRA modelo y presidenta de la fundación Solidaridad frente al cáncer

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

«Quiero salud, lo demás lo pongo yo»