Los padres de Ashya King llegan al hospital donde está su hijo

EFE

SOCIEDAD

Brett y Naghmeh King alegan haber actuado por «amor» para impedir que quedase en estado «vegetal»

03 sep 2014 . Actualizado a las 18:51 h.

Los padres del niño británico de cinco años Ashya King que padece un tumor cerebral han acudido al hospital malagueño donde está ingresado y donde pueden visitarlo, a pesar de no tener la tutela, después de que se llevaran al pequeño del centro hospitalario británico donde estaba siendo tratado.

El matrimonio británico formado por Brett y Naghmeh King han llegado hoy junto a su abogado, Juan Isidro Fernández, poco antes de las 15.00 horas procedentes de Sevilla, donde comparecieron ante los medios de comunicación después de que la pareja abandonara anoche la prisión de Soto del Real (Madrid) donde estaba detenida.

Durante el viaje se ha conocido que un juzgado de Portsmouth, en Reino Unido, ha comunicado hoy a la Junta de Andalucía que tiene la tutela de Ashya y, por tanto, no la tienen los padres.

El servicio de Menores de la Junta se ha puesto en contacto con el Ministerio de Justicia así como con la Fiscalía de Málaga para adoptar las decisiones pertinentes.

El delegado de Salud de la Junta en Málaga, Daniel Pérez, ha acudido hoy también al Hospital Materno Infantil, donde se encuentra el menor bajo custodia policial desde el pasado sábado.

El pequeño continúa estable, bien dentro de su estado y acompañado a pie de cama de una enfermera las 24 horas del día en la Unidad de Oncología Pediátrica, donde recibe todos los cuidados médicos y de enfermería y donde hoy tenía previsto recibir una sesión de rehabilitación.

Los cuidados que recibe el paciente persiguen mantener estable su salud tras la intervención quirúrgica a la que fue sometido en Inglaterra y de la que se recupera.

Los padres se habían trasladado desde su país hasta Málaga para vender un piso de su propiedad y poder pagar un tratamiento alternativo a la quimioterapia en República Checa, para lo que la familia inició después una campaña en internet para pedir donaciones con las que costear esa atención.