Una casta de la India, forzada a limpiar desechos humanos

Los «intocables» reciben sobras de comida que es arrojada delante de ellos y amenazas si intentan dejar el trabajo

Una mujer porta una cesta de caña donde lleva los excrementos humanos que ha recogido.
Una mujer porta una cesta de caña donde lleva los excrementos humanos que ha recogido.
j. a.
Redacción / La Voz

La organización internacional Human Rights Watch publicó ayer un informe donde exige la urgente erradicación por parte del gobierno indio de la recolección manual de desechos humanos por parte de comunidades consideradas de baja casta. Además, dice que debe asegurarse que funcionarios locales hagan cumplir las leyes que prohíben esta práctica discriminatoria.

Según reclama Human Rights Watch en las 96 páginas de Limpiando desechos humanos: Recolección manual de materias fecales, castas y discriminación en la India, el gobierno debe aplicar la legislación existente -la Ley de Protección de los Derechos Civiles de 1955 prohíbe obligar a cualquiera a practicar la recolección manual de desechos- destinada a ayudar a los miembros de la comunidad de los intocables, relegada a la recolección manual de materias fecales, y fomentar la búsqueda de otros modos de subsistencia alternativos y sostenibles.

Esta práctica inhumana se lleva a cabo en toda la India, donde a diario miembros de esta casta recogen los excrementos humanos en cestas de caña para su posterior eliminación. Las mujeres suelen limpiar las letrinas secas en los hogares, mientras que los hombres generalmente hacen la limpieza físicamente más dura del alcantarillado y las fosas sépticas.

Además, el informe también describe los obstáculos que afrontan estas personas si quieren dejar este modo de vida, lo que incluye amenazas de violencia y desalojo por parte de residentes locales, así como también acoso y retenciones ilegales de salario por parte de funcionarios locales. «Los sucesivos intentos del gobierno indio de terminar con la limpieza manual de letrinas basada en la casta se han visto descarrilados por la discriminación y la complicidad local», dijo Meenakshi Ganguly, directora para Asia del Sur de Human Rights Watch.

En las zonas rurales a menudo no reciben salarios en efectivo, sino sobras de comida, grano durante las cosechas, ropa usada durante las temporadas de festivales y acceso a terrenos comunitarios y privados para el pastoreo de ganado y la recolección de leña; todo ello a discreción de las familias a las que sirven. En áreas donde sigue intacta la costumbre de la intocabilidad -una práctica que prohíbe tocar a los miembros de estas castas dedicadas a la recopilación de desechos- la comida es depositada en sus manos o arrojada delante de ellos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Tags

Una casta de la India, forzada a limpiar desechos humanos