Dos religiosos españoles permanecen aislados en Liberia con varios síntomas de ébola

La familia de Miguel Pajares intentará traerlo a España si resultado del test es negativo y no tiene la enfermedad


Europa Press | EFE

La epidemia de ébola ya comienza a convertirse en un verdadero quebradero de cabeza para los organismos de todo el mundo. Después de que un estadounidense contagiado en África Occidental llegara el sábado al Hospital Universitario de Emory al sur de EE.UU., son muchos los que ya han comenzado a disponer toda clase de medios para que la sorpresa sea la mínima posible.

Dos de los últimos casos detectados afectan precisamente a dos españoles. El religioso Miguel Pajares, de 75 años y de la Orden Hospitalaria San Juan de Dios, y la hermana Juliana de las Misioneras de la Inmaculada Concepción, africana con nacionalidad española, se encuentran aislados junto a otros compañeros en el Hospital San José de Monrovia (Liberia) donde este sábado falleció el director del centro, el hermano Patrick Nshamdze, a causa del virus del Ébola.

La ONG está a la espera de conocer el resultado del test del ébola que se está haciendo a las personas aisladas, a las que se ha extraído sangre hoy con este fin. La prueba tarda un mínimo de seis horas en dar el resultado, por lo que «previsiblemente» se sabrán mañana por la mañana.

El hermano Miguel se encuentra mal, con «bastante fiebre» y además por su elevada edad también padece problemas cardiacos, según han indicado desde la ONGD Juan Ciudad, de la Orden Hospitalaria San Juan de Dios. La familia de Miguel Pajares intentará traerlo a España si el resultado del test de la enfermedad que se le ha hecho hoy es negativo. Así lo ha indicado a Efe su sobrino Miguel Pajares, que reside en el pequeño municipio toledano de La Iglesuela (de medio millar de habitantes), del que es natural el religioso de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios. Su sobrino ha dicho que si el resultado de la prueba es negativo «se intentará que vuelva a España», mientras que si es positivo «habrá que seguir las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud». La familia está «muy afectada» y espera con incertidumbre el resultado de las pruebas, ha explicado.

La familia del religioso está en contacto «casi continuo» con Juan Ciudad ONGD, ha apuntado el sobrino del sacerdote, quien ha comentado: «todo está en el aire, desconocemos cuánto tardarán en darnos el resultado porque depende de los medios de los que dispongan en dicho país». En este sentido, ha añadido: «la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios lleva allí años, sabe cómo desenvolverse y está haciendo todo lo posible para saberlo cuanto antes y traerlo si es posible».

Miguel Pajares lleva años trabajando en Liberia y es «un ejemplo para toda la familia, porque ha dedicado su vida a los demás», ha subrayado su sobrino, quien espera que el desenlace sea el mejor posible «para que pueda seguir haciéndolo». «Es un riesgo que tiene ayudar al prójimo. Él ha querido dedicar su vida a ello con la mala suerte de que ha llegado una epidemia y le ha tocado», ha relatado su sobrino que, como el resto de la familia, espera que el resultado de las pruebas sea negativo.

Aislados cinco religiosos y el administrador

El hospital está cerrado desde el pasado viernes y se encuentran aislados cinco religiosos y el administrador. Además de los españoles, permanecen en el centro el hermano de San Juan de Dios George, otras dos Misioneras de la Inmaculada Concepción, Chantal y Paciencia, y el administrador del Hospital, Eugene, de nacionalidad ghanesa.

El Gobierno está llevando a los pacientes que dan positivo a un centro a las afueras de Monrovia, pero al estar el Hospital San José de Monrovia clausurado, ellos han pedido que en caso de tener el virus no se les traslade porque hay personal voluntario del centro dispuesto a atenderles. Por ahora, los religiosos están recibiendo tratamiento sintomático. Además, la ONGD envió el viernes dos cargamentos aéreos con materiales hospitalarios para la protección y aislamiento del personal sanitario, que están llegando en esta semana. Según informa la organización, solo el personal del Ministerio de Salud puede acceder al centro, aunque por ahora no lo ha hecho, por lo que se encuentran «muy preocupados» ante esta situación.

El equipo de Juan Ciudad ONGD muestra su apoyo a la familia del fallecido, Patrick Nshamdze, así como a los hermanos de San Juan de Dios y compañeros del hospital, que están viviendo estos «difíciles momentos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Dos religiosos españoles permanecen aislados en Liberia con varios síntomas de ébola