Responsables del Vaticano visitan la sede central de los Legionarios de Cristo en Roma

El papa Francisco quiere seguir de cerca el proceso de renovación de la congregación


El prefecto y el secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, el cardenal Joao Braz de Aviz y el arzobispo José Rodríguez Carballo, respectivamente, visitarán este jueves la sede central de los Legionarios de Cristo, en Roma, para comentar personalmente algunas correcciones que deben introducirse en el texto de las Constituciones presentadas por esta congregación al dicasterio y para comunicar el nombre del asistente pontificio.

El pasado 23 de junio la Santa Sede nombró un asistente, sin capacidad de decisión, para ayudar al Consejo General en cuestiones jurídicas y de otro tipo, y enterrar definitivamente la entramada red que permitió los abusos de su fundador, Marcial Maciel.

El portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombardi, puntualizó que esta figura será «un asistente y no un inspector, un comisario o un delegado» y recalcó que durante la reunión de este jueves el Vaticano aportará las correcciones a los textos de las nuevas constituciones de los Legionarios de Cristo que serán «muy pocas».

El nuevo director general de esta congregación, el sacerdote mexicano Eduardo Robles-Gil, explicó en una entrevista colgada en la página web de los Legionarios, que en enero cuando se celebró el Capítulo General para nombrar a los nuevos responsables y aprobar las nuevas constituciones y reglamentos internos, el Vaticano ya anunció que iba a haber «un especial acompañamiento».

El mexicano Eduardo Robles Gil fue nombrado nuevo director general de los Legionarios por un periodo de seis años el pasado 9 de febrero tras una reunión general que duró más de un mes para renovar completamente las bases de esta congregación tras el escándalo de su fundador.

Con la figura de un «asistente», el Papa podrá seguir de cerca el proceso de renovación de los Legionarios de Cristo, así como lo hizo Benedicto XVI en 2010 antes del Capítulo General, con el cardenal Velasio De Paolis como supervisor y cuya misión terminó tras el nombramiento de la nueva cúpula.

En 2006, Benedicto XVI condenó a Maciel (1920-2008) por sus «gravísimos e inmorales» comportamientos y ordenó una inspección en 2010 tras la que se sugirió una profunda revisión de la congregación.

Los Legionarios de Cristo pidieron perdón por los abusos sexuales cometidos por su fundador, el padre Marcial Maciel, y por el «silencio institucional» en que incurrieron, así como por la incomprensión con las víctimas, en un comunicado el pasado 6 de febrero. Además dejaron claro que la renovación de los Legionarios debe ser total, porque indicaron que no podrán volver a proponer ninguno de los textos de Maciel, que eran la base de la congregación.

Álvaro Corcuera Martínez del Río, exdirector de los Legionarios de Cristo y primer sucesor del fundador de la congregación falleció este pasado lunes en la Ciudad de México. Tenía 57 años y luchaba desde hace tiempo contra el cáncer. Según informó la oficina de prensa de la Legión en Roma, en los últimos días su estado de salud había empeorado sensiblemente. Sus restos serán enterrados en el Panteón Francés de San Joaquín, en la capital mexicana.

Robles-Gil invitó «a ofrecer misas y oraciones para encomendar su alma a Dios y agradecer al Señor por la vida de este padre, hermano y amigo» que ha sido su director general «durante los nueve años más difíciles» de su historia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Responsables del Vaticano visitan la sede central de los Legionarios de Cristo en Roma