El manga elude la ley que prohíbe la posesión de porno infantil en Japón

La norma excluye también dibujos e infografías digitales de menores

Imagen de un mural con dibujos típicos de los cómics anime en Japón.
Imagen de un mural con dibujos típicos de los cómics anime en Japón.
Agencias

El parlamento de Japón aprobó ayer una ley, reclamada desde hace años por asociaciones de este país, que prohíbe la tenencia de fotos y vídeos de pornografía infantil. Sin embargo, excluye contenidos como los cómics manga y las animaciones que incluyan a niños en situaciones de carácter sexual

La norma, que podría entrar en vigor el próximo mes, enmienda la ley de 1998 con la que el país asiático prohibió por primera vez la difusión y producción de fotos y vídeos pornográficos con menores de edad, pero no ilegalizó la posesión.

Bajo la nueva normativa, la tenencia de este material se castigará con penas de hasta un año de prisión o multas de hasta 1 millón de yenes -aproximadamente unos 7.220 euros-. También exige a proveedores de Internet y empresas relacionadas a colaborar en investigaciones policiales en torno a violaciones de la ley, y les obliga a tomar medidas para evitar la difusión de estos contenidos.

Hasta ahora, Japón era el único país perteneciente al G7 que no condenaba la posesión de pornografía infantil.

La ley revisada define los límites en los que se circunscribe el concepto de pornografía infantil y lo hace incluyendo aquellas fotos y vídeos cuyo objetivo sea mostrar o centrarse en las partes íntimas de los niños.

Tres grupos políticos propusieron incluir en la ley «la investigación de posibles vínculos entre materiales afines a la pornografía infantil en el manga -cómics japoneses-, la animación, la infografía y otros medios de comunicación y la violación de los derechos de la infancia». El parlamentario Masatada Tsuchiya, miembro del Partido Liberal Democrático, que apoya la ley, mostró su frustración al considerar que «se podría haber ido más lejos incluyendo el manga y las animaciones en las que hay niños que sufren abusos sexuales».

No obstante, la negativa del principal bloque de la oposición, el Partido Demócrata, y la presión de la industria editorial y de contenidos informáticos y audiovisuales, así como de dibujantes e ilustradores de renombre, logró forzar su retirada.

Estas poderosas industrias han bloqueado numerosas iniciativas que buscaban limitar la producción y distribución de muchos de sus contenidos.

Argumentan que estas recreaciones no violan los derechos de ningún menor. Además, ven contraproducente ampliar la definición de pornografía infantil ya que resultaría, en un concepto vago y subjetivo, un obstáculo que limitaría la libertad de expresión.

Por su parte, los colectivos a favor de ampliar el ámbito de la ley defienden que estos productos promueven estereotipos de conducta que influyen de forma negativa en la sociedad.

Japón se considera junto con Rusia y Estados Unidos uno de los principales países que máscantidad de tráfico genera en Internet en lo que se refiere a pornografía infantil.

El número de casos de pornografía infantil destapados por la policía nipona en el 2013 fue de 1.644, diez veces más que en el 2000, un incremento que se cree que responde al uso cada vez mayor de móviles de última generación -smartphones-.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El manga elude la ley que prohíbe la posesión de porno infantil en Japón